Apúntate a la moda del punto

Croché, patchwork…

El arte ancestral de hacer punto y calceta se ha puesto de moda en Nueva York y ya ha calado hondo en ciudades europeas como Londres, París o Madrid. Estas son las distintas variantes de la moda ‘Do it yourself’ practicadas.

 
Punto

Punto. Sirve para hacer jerseis, bufandas, gorros, guantes y es, seguramente, la más conocida y tradicional de todas las artes de aguja. Las principales innovaciones en este terreno se basan en el empleo de agujas de madera (solían usarse metálicas para que la labor fuese más tupida y perfecta). Al tricotar la ropa, no importa que algún punto quede suelto o que se empleen lanas con diferentes colores y texturas ya que lo fundamental es hacerlo uno mismo. En la web de We are knitters, además de comprar kits para practicar, encontrarás estupendos vídeos tutoriales. Algunas marcas han incorporado esta técnica en el diseño de muñecos para niños. ¿Qué os parece este gatito de Blablakids?

Croché

Croché. También se le conoce como ganchillo y se diferencia del punto en que emplea hilo o lana  muy ligeros y una aguja corta especialmente fabricada para este fin. La moda del croché se deja ver, sobre todo, en la proliferación de amigurumis, muñequitos procedentes de la cultura japonesa que suelen cobrar forma de animal y que son algo más que un simple juguete. Según la tradición, cada amigurumi posee un alma que acompaña siempre a su dueño, convirtiéndose en una especie de amuleto de la suerte. DMC comercializa este maletín con el que podrás tejer diferentes muñecos, como estos divertidos pollitos.

Fieltro

Fieltro. Este tipo de paño, fabricado sin tejer usando varias capas de fibras de lana o pelo de animales se ha usado siempre en la confección de sombreros. Ahora, adorna las solapas de las jóvenes más trendy, que no dudan en diseñar sus propios broches usando distintos parches de este material que cosen con esmero. Blaubloom ha dado un paso más en esta idea y ha diseña bolsos tipo bombonera, muy prácticos y originales.

Patchwork

Patchwork. ¿Sabías que esas colchas hechas de retales de diferentes colores que ahora llamamos de patchwork tienen su origen en La Rioja del siglo XVII? Pues fue precisamente allí donde empezaron a coserse manteles y edredones de almazuela, nombre castellano de esta técnica. Aunque se deja ver sobre todo en la ropa de cama y mesa, cada vez encontramos más productos hechos de retales, como estos originales cojines, que también sirven como peluche, de Blaubloom.

 

Laura Jiménez




Elige y compra en Amazon