Marcas blancas, ahorro y algo más

¿Podemos confiar?

¿No terminas de confiar en las marcas blancas? Un estudio realizado por la Universidad Complutense de Madrid revela que el ahorro puede ser considerable, sin que peligre la calidad.

 
marcas blancas

En época de crisis, el ahorro se convierte en el gran tema. Y las marcas blancas, una alternativa muy interesante para el consumidor que no quiere ver crecer la cuenta del supermercado. Y es que las diferencias de precio resultan considerables. En concreto, entre un 18,4% y un 42,9% más baratas que las marcas de fabricante, dependiendo de la cadena de supermercados o hipermecados en la que se realicen las compras. Es la principal conclusión del reciente estudio Marcas de Distribuidor: 100 ideas clave, realizado por la Universidad Complutense de Madrid y publicado por la revista Mercasa ( ver pdf del estudio). Según este trabajo, la diferencia media de precios entre las marcas blancas y las de fabricante se sitúa en un 39,4%. Aunque estos datos se refieren principalmente a productos alimentarios, lo cierto es que la tendencia de precios es la misma en el resto de artículos no alimentarios. Por tanto y dada la difícil situación por la que están atravesando las economías familiares, los autores de la investigación vaticinan un aumento del consumo de las marcas blancas, lo que puede causar un profundo impacto en el futuro del mercado minorista. Además, los consumidores opinan que las marcas blancas gozan de la misma calidad que las de fabricante, algo que corroboran los responsables del estudio, quienes también consideran que las marcas de distribuidor cada vez aportan mayor valor añadido al producto a través de su calidad, control, adaptabilidad e innovación, despegándose de la imagen única de precio bajo.

 

Raquel Burgos