Cómo elegir una bicicleta para niños

Patrocinado por Biking Point

Una bicicleta es un regalo recurrente en los niños que, además, les encanta. Acertar en la elección no siempre es sencillo. Te damos algunos consejos para que escojas el vehículo perfecto.

 
Niño con bicicleta

Con su casco, sus coderas y pedaleando sin parar tu hijo se siente el rey del mundo. Desde bien pequeñitos los niños sienten una fascinación asombrosa por los vehículos de ruedas: el correpasillos, los andadores, las motos para impulsarse... La bici es la reina de todas ellas, un vehículo que le acompañará el resto de su vida y el dará largas jornadas de diversión y deporte.

La oferta de bicicletas infantiles es tan amplia que muchos padres no saben cuál elegir para sus pequeños. Ahí van algunos consejos prácticos para acertar en la compra.

- Elige siempre una bicicleta adecuada a la altura de tu hijo, aunque eso te obligue a adquirir varias hasta que termine de crecer. Ten en cuenta que usar una de dimensiones inadecuadas dificulta el control de la conducción, hace que el niño no vaya cómodo y puede causarle lesiones. Para saber si la bici es de la medida adecuada pide a tu hijo que se siente en ella y ponga las manos en el manillar. Los dedos de los pies tienen que estar en contacto con la tierra para que pueda frenar en caso de emergencia. Cuando se baje de la bici, el sillín debería llegarle por la cadera. 

- Aunque las bicicletas sin ruedas están ganando adeptos en nuestro país y facilitan la transición a la conducción sin ruedines, lo habitual es que un niño aprenda a conducir una bici sin ellos hacia los 5-6 años. Tenlo en cuenta por si la suya no tiene ruedines y tienes que adquirirlos aparte.

- Asegúrate de que los frenos de la bici no son demasiado duros y de que tu hijo puede accionarlos fácilmente. De lo contrario, puede tener más de un susto. Si están muy duros, pueden regularse de una forma sencilla.

- Junto con la bici adquiere un kit completo de seguridad formado por casco –que debe llevar siempre–, coderas y rodilleras. Acostúmbrale a usarlos e incluca en él hábitos de seguridad vial. Coloca reflectantes en la bici y el casco y una luz en la parte delantera y trasera.