Cómo elegir la hamaca para el bebé

Relax para él, tiempo para ti

Para jugar, dormir o relajarse. Las hamacas constituyen un elemento muy útil y seguro para tu bebé durante sus primeros seis meses de vida.

 
Apertura hamacas

Tu pequeño puede pasar mucho tiempo relajado en la hamaca mientras tú aprovechas esas horas de descanso. La mayoría de ellas se componen de un chasis fabricado en metal, plástico duro o madera, y un cojín con forma de asiento que incluye arnés de seguridad. Fíjate en los siguientes elementos:

  • Los asientos acolchados y blanditos proporcionan el máximo confort. También los hay de plástico rígido, que se limpian con solo pasar un trapo húmedo.
  • La base de apoyo del chasis puede ser estática, con patas rectas o mecedora, sobre un soporte a modo de balancín que proporciona un ligero movimiento de la hamaquita, columpiando al bebé.
  • Muchas hamacas cuentan con un centro de actividades en forma de arco con muñecos que cuelgan de él. Suele quedar a la altura de sus manitas para que el bebé pueda cogerlos, tocarlos, tirar de ellos y verlos bien.
  • Otras incorporan un dispositivo de vibración que emite suaves movimientos que relajan y tranquilizan al bebé.
  • La capota o el toldo pueden ser de gran utilidad para crear más intimidad cuando el bebé se queda dormido o para protegerle de los rayos del sol si lo bajáis al jardín o la piscina.
  • Unas asas y un plegado cómodo son perfectos para poder llevarla fuera de casa. Así, podrás transportar la hamaca con el bebé dentro si se ha quedado dormido. Las plegables se introducen en el maletero sin apenas ocupar espacio.

Por su seguridad

  • Las hamacas solo se pueden colocar en el suelo, nunca en altura o sobre otras superficies, por planas o rígidas que sean. Tampoco la pongas sobre la cama o el sofá, puesto que no aseguran el equilibrio.
  • Debes bloquear los sistemas de seguridad de los arneses y de reclinación en la posición deseada.
  • Tampoco está permitido utilizar estas sillas o mecedoras en el automóvil.
  • No se debe abusar de la hamaca, ya que el niño necesita mover todo su cuerpecito para desarrollar su psicomotricidad y su inteligencia.
 

Beatriz Ramos




Elige y compra en Amazon