Cómo elegir el chupete del bebé

Claves a tener en cuenta

El chupete le relaja y tranquiliza tanto que se convertirá en uno de sus compañeros inseparables en sus primeros meses de vida. Por eso saber cuál comprar y limitar su uso es tan importante.

 
Niña con chupete

Tres son los aspectos que debes tener en cuenta cuando elijas su primer chupete:

  • El tamaño. Para que ajuste al paladar de tu pequeño, tendrás que comprarlo acorde con su edad. Dependiendo de la marca, los encontrarás de 0, 4, 6, 12 y 18 meses.
  • El material. Podrás elegir entre látex o silicona. El primero es una goma natural y resulta resistente, blando y muy elástico, pero con el tiempo, tiende a hincharse y absorber olores. La silicona es blanda y elástica, resistente a altas temperaturas y no absorbe olores ni sabores, pero puede dañarse fácilmente.
  • La forma. Las tetinas pueden ser redondas o de cereza, anatómicas y fisiológicas. Todas ellas han de adaptarse al arco del paladar. También tienes que fijarte en el escudo, que debe contar con agujeros para la circulación del aire. Algunos llevan anilla y otros no –estos últimos son más adecuados para dormir–, e incluso los hay fosforescentes para encontrarlos en la oscuridad.

Algunas precauciones

- No se lo ofrezcas antes de los 15 días de vida o podría sufrir la llamada confusión tetina-pezón. Una y otro no tienen la misma forma y, por tanto, la manera de succionar de ellos es distinta. Si el bebé se acostumbra a chupar de la tetina, tendrá dificultades para agarrarse al pecho bien, la producción láctea se resentirá y puedes acabar teniendo problemas con la lactancia.
- Esterilízalo junto a sus biberones durante sus primeros tres meses de vida.
- Nunca utilices tu saliva para limpiarlo.
- No uses pinzas que lo sujeten a la ropa mientras duerme por el riesgo de ahogo.
- A partir de los dos años, empieza a pensar en quitárselo. A esa edad puede encontrar consuelo en otros objetos, como un peluche. Un uso prolongado del chupete puede causar problemas dentales, como defectos en la mordida, deformaciones en el paladas o alteraciones en la erupción dentaria.
- Cámbialo con frecuencia. Los de látex, cada 1-2 meses o cuanto los notes pegajosos; los de silicona, cuando veas marcas de dientes u otro defecto.  

Ya puedes elegir el chupete que más os guste y mejor se adapte a vuestras necesidades.

 

Raquel Burgos