Consejos para elegir la silla de paseo del bebé

Elige de acuerdo a tu estilo

Hasta que tu hijo sea capaz de caminar durante largo rato sin cansarse, le llevarás en un vehículo con ruedas. La oferta es tan variada que puedes sentirte abrumada para elegir la de tu pequeño. Os contamos qué aspectos debéis analizar para acertar con tu compra.

 

Aparte de querer una silla bonita, más o menos moderna, de un color u otro, aspectos que sin duda valorarás; lo más importante es que sea segura, manejable y que no ocupe tanto espacio que llevarla a los sitios sea un calvario por su peso y porque no entra en ningún maletero. Escoge un modelo que esté homologado, característica fundamental en todo producto de puericultura infantil, y piensa después en qué opción resulta más ventajosa para vosotros. Lo habitual es comprar un trío para cuando nazca, formado por la silla de paseo, el capazo y un portabebés del grupo 0 o 0+, y una silla ligera para más adelante.

Los tríos

Se los conoce así porque combinan los tres dispositivos que antes mencionábamos: el capazo, con el que tendréis un cochecito "de toda la vida" para que el bebé descanse las primeras semanas de vida; el portabebés, que usaréis también para el coche, y la hamaca para transformarla en una silla de paseo convencional. Cuenta con un sencillo sistema de anclaje que permite el intercambio de cada opción en apenas unos segundos. Valora estos aspectos antes de escoger el tuyo.

  • El chasis. Lo principal es que sea resistente, ligero, te resulte fácil de abrir y cerrar y no ocupe más lugar que el que disponen en tu maletero. Muchos se manipulan desde el manillar que, además, puede ser regulable en altura, una buena opción si sufres de la espalda. Los hay aptos para bajar escaleras, una característica interesante si no tienes ascensor en casa o tienes que viajar en transporte público de forma frecuente.
  • Las ruedas. Las más manejables para callejear en una cuidad son las ruedas dobles, fijas en la parte trasera y giratorias en la delantera. Los chasis con cuatro ruedas fijas delante y detrás son más adecuadas para terrenos irregulares, como adoquines, empedrados y escalones; las todoterreno tienen un dibujo pronunciado para superficies abruptas. La última novedad en este tipo de modelos son las ruedas hinchables que otorgan más confort para los paseos en el campo. En algunos modelos, las ruedas se pueden extraer para que ocupe menos espacio una vez cerrado. 
  • Los frenos. Actúan sobre las ruedas traseras que se pueden bloquear con el pie, actuando sobre cada una de forma individual o presionando sobre una barra que bloquea las dos ruedas a la vez. También existen sistemas de frenado desde el manillar. Es importante que nunca sueltes el manillar sin haber accionado antes el freno y haberte asegurado de que la silla no se desliza.
  • El capazo. Debe estar suficientemente rígido, acolchado, con revestimientos desenfundables y lavables, mejor si los textiles son resistentes al desgaste del sol y la polución. Sus dimensiones deben ser adecuadas para que el bebé esté cómodo y disponer de un sistema de ventilación interior para que circule el aire.
  • La silla de seguridad 0+. Pide al vendedor que te haga una demostración del anclaje en tu propio vehículo y asegúrate de que te resulte fácil de instalar tanto en el automóvil como en el chasis.

Las sillas ligeras

Pequeñas, ligeras, de plegado sencillo y fáciles de manejar, quizás menos confortables que las anteriores y por lo tanto menos indicadas para los paseos del bebé muy pequeño, estas sillas se adaptan a la perfección a los transportes urbanos, los vuelos aéreos, el maletero del coche… Son ideales para irse de vacaciones o como segunda silla para los paseos largos del niño que ya camina o cuando ha nacido un hermanito.

  • Sistema de cierre. El plegado paraguas es el que ocupa el espacio más reducido y por lo tanto, el que suelen tener las sillas más ligeras. El sistema telescópico conlleva un mayor peso pero admite un asiento algo más ancho y confortable.
  • Seguridad. Comprueba que la silla esté provista de un dispositivo que impida un cierre accidental una vez abierta. También debe ser sólida, flexible y estable, disponer de un sistema de frenado eficaz y de buenos cinturones de retención.
  • Confortabilidad. El respaldo del asiento debe ser suficientemente rígido para sujetar la espalda del bebé y ser regulable, al igual que el reposapiés. También conviene que sea acolchado, como los apoyabrazos y la barra de seguridad.

Los accesorios

Sombrillas, burbujas protectoras, cestas portaobjetos, bolsos maternales para colgar del manillar, portabiberones, sacos cubrepiernas, transportín para el mayor… encontrarás una amplía gama de accesorios compatibles con la silla que elijas. Te facilitarán la vida y aportarán confort a tu bebé.

 


Elige y compra en Amazon