El test de Apgar, su primer examen

El test de Apgar ha sido desarrollado por la anestesióloga Virginia Apgar en 1952. Su finalidad: detectar nada más nacer posibles problemas adaptativos del recién nacido. Se lleva a cabo al minuto y se repite a los 5 minutos. Estas son las claves para interpretarlo.

 
recién nacido

El test de Apgar es una valoración rápida de las funciones vitales del recién nacido. Se puntúan 5 parámetros:

1. Color de la piel

2. Frecuencia cardíaca

3. Reflejos

4. Tono muscular

5. Respiración

El obstetra o la matrona otorgan una nota que va de 0 a 2 a cada uno de estos aspectos y suman los resultados. Se considera que los bebés que obtienen entre 8 y 10 puntos están en buen estado físico. Una nota inferior a 8 indica alguna dificulta que suele ser benigna. El bebé puede necesitar que se le elimine secreciones en las vías respiratorias o se le aporte oxígeno para ayudarle a respirar. 

En caso de que la segunda evaluación a los 5 minutos de nacer siga por debajo del 10, se repite la prueba pasadas 10 minutos. Este test se desarrolló e implantó para detectar lo antes posible las dificultades al nacer. El equipo de neonatología estará preparado para atenderle a la mayor brevedad en caso necesario.

Las puntuaciones algo bajas del test de Apgar que al poco tiempo evolucionan hacia la normalidad no indican ningún problema en el recién nacido. Algunos bebés necesitan más tiempo para adaptarse a la vida extrauterina sin que indique nada anormal en su desarrollo.

 

Magda Campos




Elige y compra en Amazon