6 preguntas clave sobre los pendientes para bebés

Los pros y los contras

¿Vas a tener una niña y dudas sobre la conveniencia de ponerle pendientes desde el nacimiento?  Considerando las ventajas y los inconvenientes, te resultará más fácil tomar una decisión que tiene mucho que ver con la tradición.

 
6 preguntas sobre los pendientes para bebés

Cuando tu hija nazca, vivirá en un entorno muy rosa. Así lo manda la tradición y que te guste o no, recibirás muchos regalos del color de las niñas. La otra tradición asociada a su sexo son los pendientes que llevan asociada la necesidad de hacerle pequeños agujeros en unos lóbulos ciertamente pequeños. Si te haces preguntas sobre la conveniencia de someter a tu pequeña al ritual popular desde tan pequeña, sigue leyendo.

6 preguntas sobre los pendientes para bebés

  1. ¿Le dolerá? El dolor es el primero freno ante esta decisión. En realidad, el bebé no sentirá mucha más molestia que la que siente cuando se le pone una vacuna o se le hace la prueba del talón.
  2.  ¿Hay riesgo de alergias? No la hay si adquieres pendientes de buena calidad y material hipoalergénico.
  3.  ¿Se pueden infectar? Te recomendarán cuidar la herida con un poco de desinfectante hasta la cicatrización.
  4.  ¿Le harán bien el agujero? El lóbulo del bebé es muy pequeño y crecerá. Vigila que esté bien centrado cuando se los hagan.
  5.  ¿Se pueden volver a cerrar los agujeros? Sin duda si no le pones los pendientes a diario.
  6. ¿Perderá sus pendientes? Mientras sea bebé, no tiene por qué. Pero no estará mucho tiempo tan tranquila en la cama. Perder pendientes es muy fácil, más en una niña pequeña. Enséñale a vigilar que estén en su sitio y bien sujetos. Para evitar disgustos, una buena idea es tener pendientes sencillos para los días de diario y guardar los más bonitos y caros para días de celebración.

Cómo elegir sus pendientes

A la hora de elegir los pendientes, procura que cumplan con ciertas características. Han de ser:

  • pequeños, sencillos y sin colgantes para no deformar su lóbulo.
  • El filamento que se introduce dentro del lóbulo debe ser fino pero a la vez sólido y de punta redondeada para que no se lo clave. Los bordes de las ruedas de sujeción también han de ser redondeados.
  • De un material hipoalergénico. El oro de 14 kilates y la plata lo son.

¿Dónde acudir para que se los pongan?

Muchos hospitales ofrecen este servicio durante la estancia de la madre. Algunos especialistas recomiendan hacer los agujeros una vez caído el ombligo para evitar cualquier riesgo de infección. Si decides retrasar la operación unos días, acude a tu centro de salud donde el personal sanitario te lo hará con todas las garantías. Algunas farmacias también lo hacen al igual que las joyerías. En este último caso, no se harán con la garantía sanitaria que encuentras en un centro médico.

 

Victoria Gómez