Qué música elegir para el bebé

Le relaja, anima y estimula

Tiene “línea directa” con las emociones. Y por ello, la música puede relajar, animar o estimular a tu bebé… siempre y cuando escuche la adecuada y tú le ayudes a interpretarla.

 
Bebé escuchando música

Ayuda a tranquilizarnos o a ponernos en marcha. La música nos hace sentir bien porque nos contagia el pulso que lleve. Los bebés tienen esa musicalidad con la que nacemos intacta y, por tanto, se dejan llevar por lo que escuchan con más naturalidad que los adultos.

Elige bien

¿Toda la música clásica sirve para relajar? Por supuesto que no, y menos en el caso de los bebés. De ahí que si tu intención es calmar a tu pequeño cuando está llorando o ayudarle a conciliar el sueño, tendrás que elegir bien. Así, para que una pieza musical tenga ese efecto tranquilizador en tu hijo tendrá que llevar un ritmo lento y, además, estar simplificada en instrumentos –si estaba compuesta para 15 instrumentos, debe adaptarse para 3, por ejemplo-. Cuanto más sencilla sea la melodía, más le va a llegar al bebé, y más fácil será que funcione. Y en este sentido, tienes que saber que valdría cualquier pieza… hasta una canción de pop cantada por ti. Haz la prueba: si vas a bañar a tu bebé y está nervioso, empieza a interpretar esa canción en su pulsación rápida, y poco a poco, ve bajando el tempo hasta hacerla lenta. Verás cómo además de darle cariño con tus caricias, le vas llevando con tu voz adonde tú quieres. Y ten en cuenta, por otra parte, que es importantísimo que esa melodía primero conecte contigo. Si a la madre no le gusta la música clásica, por ejemplo, o no le sirve para relajarse, será imposible que ella pueda trasmitirle algo agradable al niño

Cuestión de autores

Mozart, Bach, Brahms… Se dice que estos compositores son los más adecuados para relajar al bebé, pero hay que matizar esta afirmación. No todas las obras de estos autores valen, incluso, tampoco servirá una obra completa del mismo autor. Se trata de escoger dentro de las obras, movimientos concretos con tempos lentos. También puedes elegir música clásica, pop o incluso rock versionada para bebés. Los temas siguen siendo reconocibles pero los sonidos más agudos y el tempo más lento. Nuestro repertorio de nanas y canciones para niños es una fuente inagotable de música para bebés y niños. Incluso, encontrarás muchas piezas musicales especialmente compuestas para tranquilizar a los recién nacidos.

Algo más que relax

La música puede ayudarle a potenciar la atención, la expresividad o la psicomotricidad. Pero por sí misma, no logrará esos efectos tan beneficiosos; es necesario actuar a través de ella. Tiene que ser un “vehículo". Así, cuando le pongas música, no la dejes sonar simplemente. Dale un masaje, cambiando las presiones al compás de los ritmos, cambia el gesto según lo que te provoque la melodía, o invítale a moverse como tú lo hagas.

Asesoramiento: María Barrancas, profesora de Educación Musical de educación primaria, en el CEIP Pasamonte y del centro Arcos, de Madrid.

 

Gema Martín




Elige y compra en Amazon