Síntomas típicos de la salida de los dientes

Molestos y transitorios

Inapetencia, llanto frecuente, babeo, fiebre... son síntomas típicos que la salida de los dientes provoca en tu bebé. Aprende a aliviarlos para que le resulten lo menos molestos posible.

 
Con mordedor

Aunque los dientes de leche se empiezan a formar en la semana 12 de embarazo, no será hasta los seis meses, aproximadamente, cuando veas la primera perla de leche brotar de la encía de tu pequeño. Aunque el momento y orden en que salen los dientes y los síntomas que causan varían de unos niños a otros, estos son los más comunes:

  •  Décimas de fiebre. Cualquier proceso inflamatorio y de destrucción de tejidos, como es la erupción de los dientes, puede provocar febrícula –que tu hijo tenga unas “decimillas” de fiebre–. Si pasa de 38 º, acude a su médico porque probablemente no tenga relación con los dientes, sino con alguna infección que necesitará tratamiento.
  • Exceso de salivación. La producción de babas de la boca de tu hijo aumentará sustancialmente en su tercer mes de vida. Aunque la razón fundamental para que llene su ropa de esta sustancia viscosa es que aún no sabe tragarla, este momento coincide con el inicio de los movimientos en los núcleos dentarios, lo que causa irritación y molestia y la baba actúa como lubricante.
  • Irritabilidad. Pese a que no todos los niños lo pasan mal, la erupción dentaria es un proceso molesto y, para algunos, doloroso. Lo llevan peor los pequeños más nerviosos e irritables. Es normal que los días previos al brote del diente se muestre de mal humor, sin apetito, con trastornos de sueño y que llore por cualquier cosa.
  • Vómitos y diarrea. El sistema digestivo de los niños es muy sensible a cualquier trastorno y las caquitas se vuelven estos días más blandas y puede que vomite parte de la comida que le das. Si el proceso se prolonga, consulta con el pediatra.
  • Irritación del culete. El culpable es el exceso de salivación, que altera la composición del pis y las heces, volviéndolos más ácidos e irritativos para la piel. Procura que tu bebé beba mucho líquido para que la orina no se concentre en exceso, cámbiale de pañal más a menudo y déjale con el culito al aire durante unos minutos en cada cambio.

Alivios naturales

La molestia causada por el brote dentario no puede aliviarse por completo, pero sí cuentas con algunos “remedios caseros” y otros a la venta en farmacias que aliviarán sustancialmente el dolor que tu pequeño siente:

- Dale masajes circulares en las encías con una gasita impregnada en agua o manzanilla fría; con tu propio dedo o con un dedal especialmente diseñado para este fin –los venden en farmacias y tiendas de puericultura.

- Ofrécele trocitos de zanahoria o manzana pelada y bien fresquita. El contacto con su textura dura le aliviará. También puedes darle un mordedor que hayas tenido en la nevera. El frío actúa como analgésico y calma el dolor de encías. ¡Ojo! Decimos el mordedor enfriado en la nevera, no en el congeladors, puesto que el hielo y las temperaturas excesivamente bajas podrían quemarle la piel.

- Los analgésicos locales y las cremas de homeopatía que se venden en farmacias no sólo le aliviarán por el contacto con la sustancia analgésica, sino también por el masaje que le darás para aplicarla.

 

Laura Jiménez




Elige y compra en Amazon