El bebé de 2 meses

Su desarrollo, sus progresos

Tu bebé de 2 meses te mira y te sonríe, un regalo que no tiene precio para ti. Pero en los 30 últimos días ha aprendido otras muchas cosas que van a fortalecer mucho vuestros vínculos afectivos. Te vas a volver loca por él. 

 
el bebe de 2 meses

El bebé de 2 meses no solamente ha ganado en talla, también en peso. Se acerca a los 5 kilos si no los pasa y se nota. Su carita tiene ya mofletes y sus piernitas van ganando en volumen.

Ya no es el bebé medio dormido y un poco aturdido que te dejaron sobre la tripa en el paritorio. Está mucho más espabilado y hace muchas cosas nuevas. 

Su cuerpo

Tu bebé ha aprendido a mover sus extremidades. No lo hace de forma controlada aún y sus gestos son más bien bruscos y poco coordinados pero cuando está despierto en su cuna, agita sus bracitos y su piernas. Si le colocas boca abajo, levanta la naricilla de la sábana y sostiene su cabeza durante varios segundos. Poco tiempo aún pero es un paso más hacia el control de su cuello. 

Sus manos se abren y agita sus deditos. A veces, se los mete en la boca y los chupa. ¡Ojo! Sigue siendo bastante torpe y se puede arañar si no le  cortas las uñas con frecuencia. 

Tu relación con el bebé

Tu bebé se ha abierto al mundo. Está atento a lo que ocurre a su alrededor con sus cinco sentidos. Se sobresalta al oír un ruido fuerte, sigue con la mirada los objetos que se mueven en su campo de visión, es sensible al paso de tu mano sobre su piel... También empieza a hacer gorgoritos cuando está despierto en su cunita y mueve brazos y piernas cuando te asomas.

Su día a día se sigue organizando en torno a su alimentación que ya responde a un patrón horario bastante regular de 6 tomas. El tiempo que pasa durmiendo de noche se alarga. Sigue llorando bastante pero ya sabes interpretar su llanto mucho mejor. Si tiene cólicos, algo bastante frecuente a esta edad, hay métodos que le pueden aliviar.

Te maravilla con todos estos progreesos pero tu mayor satisfacción en este segundo mes de vida, es la frecuencia con la que te sonríe tu pequeño. Ya no son sonrisas-muecas "a los ángeles", las primeras que viste dibujarse en su rostro. Tú le sonríes y él te responde, te asomas a la cuna y él te sonríe. Se comunica contigo: te dice que te reconoce, se siente feliz por ello, te necesita, te quiere. 

Juega con él

* Refuerza vuestro  vínculo afectivo todo lo que puedas. Habla con tu bebé, acaríciale y dile que le quieres. 

* Haz juegos que despierten sus sonrisas.

* Ponle música para dormirle o cántale nanas.

* Coloca un móvil en su campo de visión para que mire los juguetitos en movimiento.

* Estimula su capacidad de imitación: haz muecas para que las reproduzca. 

 


Elige y compra en Amazon