El bebé de 11 meses

Su desarrollo, sus progresos

A fuerza de repetir y repetir, tu bebé de 11 meses está perfeccionando todo lo que ha aprendido en las últimas semanas. No solamente sus piernas, también sus manos están adquiriendo una agilidad que te sorprenderá. 

 
bebé de 11 meses

Tu pequeño de 11 meses es un bebote precioso que se acerca a los 10 kilos y pasa de los 70 centímetros de talla. Puede que tenga ya bastante pelo y se haya hecho un habitual de la peluquería. Entiende mucho de lo que le dices. Tiene aversión por la palabra "no", aunque la obedezca. 

Su cuerpo

Si tu bebé gatea - no todos los bebés pasan por esta estapa- te sorprenderá la velocidad que ha adquirido en alcanzar su objetivo. Es su forma preferida de desplazarse, la más segura, la más rápida. Gateando, es incansable. También se pone de pie con mayor destreza que antes. Incluso se puede quedar algunos instantes sin apoyo pero se cae hacia atrás a menudo. 

Ha ganado mucha habilidad con las manos y su coordinación viso-motora ha mejorado mucho. Coge los objetos y los mira. Los sigue llevando a la boca pero no con la frecuencia de antes. Ahora, sus ojos le sirven mejor que la lengua para conocerlos. La utiliza para averiguar la textura pero no la forma. Aun así, no bajes la guardia con las piezas pequeñas, las legumbres. los caramelitos... Se puede atragantar con facilidad.

Su día a día

Tu pequeño es un bebé cada vez más sociable. Se alegra de que llegues y lo expresa con abrazos. Te dice "adiós" con la manita, te tira besos, te da el objeto que tiene en la mano si se lo pides... También ha ganado en expresividad. Imita tus muecas, cierra los ojos o abre la boca cuando es requerido. 

Las personas o los objetos no tienen que estar presentes para que se los represente. Si le dices "¿Dónde está papá?" o "¿Qué has hecho con tu osito?", los busca. Pronuncia palabras sencillas como "Pappaaa" "Mammaaa", "Damme"... Si le dices "Toma", tiende la mano para recibir lo que le das. 

El menú del bebé de 11 meses se va acercando al nuestro. Con menos aceite, sal y azúcar pero con la mayoría de los alimentos que componen la dieta de un adulto. Alimentarle no siempre es fácil, hay que competir con su propia cuchara que maneja con autoridad. Tampoco necesita el biberón para beber agua, lo hace con su taza evolutiva. 

Juega con él

Tu bebé necesita coger, chupar, tirar... Aunque te importe que termine su ración o no se ensucie, deja que coma solito tomando los alimentos con los dedos o con una cuchara. Hay muchos juegos que puedes proponerle con los alimentos y todos favorecen su desarrollo psicomotor y su sentido del gusto. 

Algunos juegos también estimulan su cuerpecito para que aprenda a andar. Sortear obstáculos, encontrar el camino más seguro, medir las distancias, son aspectos fundamentales para que dé sus primeros pasos con seguridad

Sus progresos verbales dependen de las personas que le cuidan. Habla con él, enséñale rimas y retahílas, cántale, hojea libros para bebés -ahora él saber hacerlo solito- y nombra con claridad lo que observáis. Estas actividades tan sencillas son la base de una buena expresión verbal.

 

Victoria Gómez




Elige y compra en Amazon