El bebé de 10 meses

Su desarrollo, sus progresos

Con 10 meses, tu bebé es un pequeño artista del gateo. Se interesa cada vez más por el lenguaje y entiende una palabra fundamental en estos primeros años: ¡No!

 
El bebé de 10 meses

El bebé de 10 meses disfruta mucho con su bien ganada autonomía. Gateando, alcanza todo lo que le interesa. ¡Toda una revolución en una casa tan tranquila antes de que naciera!

Su cuerpos

Tu pequeño se ha convertido en un campeón del gateo. Se desplaza a toda velocidad y si no estás atenta, vacía las estanterías y cajones a su alcance en segundos. Le encanta tirar los objetos que pilla y ver cómo caen.

Rasgar papeles, agitar frascos, observar cómo gira el tambor de la lavadora... todo le llama la atención. Apoyándose en los muebles, no solamente se levanta sino que da pasitos. Antes de proporcionarle un taca-taca, un aparato que origina muchos accidentes, déjale sin zapatos siempre que puedas para fortalecer sus pies y que sienta mayor apoyo. Lo que también le priva es que recorráis la casa él dando pasitos y tú sujetando sus manitas.

Su día a día

Dormir, comer y jugar mucho. Este es el plan de día perfecto de tu bebé de 10 meses. Está lleno de energía y la tiene que gastar. A veces, no queda más remedio que frenarle en sus carreras con un imperativo "¡No!" lo que entiende perfectamente. Entonces, se queda parado y puede que llore pero pronto se le pasa. En general es un niño alegre pero empieza a tener rabietas cuando se le prohibe lo que quiere. 

El desarrollo de su lenguaje va a toda máquina. Entiende órdenes sencillas como "dame", "toma", "come". Si le miras a los ojos y pronuncias algo sencillo, intenta imitarte. 

Le gustan las caricias. Las recibe y empieza a darlas. Acerca su carita a la tuya y pasa su boquita y sus manitas sobre tus mejillas. No son besos propiamente dichos pero se asemejan. 

Juega con él

Como empieza a interesarse por nociones como dentro y fuera, disfruta metiendo cosas pequeñas en otras grandes. Los juegos de apilar o los encajes sencillos son muy apropiados para él. También se lo pasará genial con unas cazuelas y sus tapas. Tiene debilidad por tu manojo de llaves pero su verdadera pasión es tu móvil.

Su fino sentido del juego le lleva a entender el escondite. Te buscará y se esconderá si le incitas a ello, al igual que buscará lo que escondes debajo de una manta. 

Hojear libros de grandes imágenes y nombrar siempre claramente lo que le das o le pides son sencillas maneras de estimular su lenguaje. Su capacidad de entender crece a diario.

 

Victoria Gómez




Elige y compra en Amazon