Trucos para mantener a tu bebé fresquito en verano

Manténle fresquito

¿Cómo ayudar a tu recién nacido a soportar las altas temperaturas de la época estival sin sentirse incómodo? Hay varios métodos ajustados a su corta edad.

 
recién nacido

El organismo del recién nacido dispone de un sistema de termorregulación inmaduro por lo que las altas temperaturas no le convienen. Mantenerle fresquito en pleno verano aumentará su bienestar y alejará el temible golpe de calor

  • Viste a tu bebé con ropa fresca de algodón para que su piel transpire y evitar así el riesgo de sudamina, más común con los primeros calores de junio que con los de agosto. “Los poros no están abiertos y cuando la glándula sudorípara empieza a segregar sudor éste no puede salir y se forman unas vesículas que irritan la piel” aclara el Dr. García-Sicilia, pediatra en el hospital universitario La Paz de Madrid.
  • Ofrécele el pecho a menudo. Darle agua en biberón no está contraindicado pero si la habitación está a una temperatura adecuada, no es necesario. “Existe una perfecta regulación madre-hijo, y si éste necesita más leche para saciar su sed, el pecho producirá más cantidad” explica el pediatra. La temida deshidratación es improbable si tu bebé está bien alimentado y con buena salud.  
  • Cámbiale de postura de vez en cuando, y alterna su estancia en la cuna con la del portabebé o la de una hamaquita. Asegúrate de que el cubrecolchón es de algodón y no de plástico.
  • Cólócale en la habitación más fresca de la casa –la temperatura ideal debe estar entre 20 y 24º C.
  • Ten cuidado con el aire acondicionado de los centros comerciales. Pasar del calor a un ambiente mucho más fresco no le conviene al bebé. Por el contrario, el ventilador, si no apunta directamente hacia el bebé, no es perjudicial y ayuda a remover y refrescar el aire de la habitación.
  • Sumérgele de vez en cuando en su bañerita, pero no utilices jabón.
 

Magda Campos