Buenas posturas para dormir al bebé

Ayudan a conciliar el sueño

Dormir al bebé en la soledad de su cuna no siempre funciona. Aquí tienes algunas posturas que suman calor humano, sensación de seguridad y balanceo que no suelen fallar. Tu pequeño caerá rendido en minutos.

 
porteo

Algunos bebés se duermen en cuanto son depositados en sus cunas. Para otros, conciliar el sueño es más complicado, sobre todo si no se les ayuda y se les deja llorar. El tema se complica aún más si padecen cólicos del lactante. Hasta los 6 meses, los expertos en sueño infantil están de acuerdo en que si el bebé no logra dormirse, hay que acompañarle.

En nuestra cultura occidental actual, la costumbre es que el bebé duerma como hacemos los adultos, en una cama.  Pero los recién nacidos tienen más problemas que nosotros en conciliar el sueño.Tienen otras necesidades para lograrlo. El balanceo suave es una de ellas. El calor humano y la seguridad que da sentirse bien sostenido son otras. Una postura que tome en cuenta estos 3 factores facilita su sueño y evita llantos prolongados y momentos de tensión para toda la familia. Quédate con la que mejor te funciona y establece una rutina de sueño con ella. El bebé necesita también tener costumbres claras que le organizan la vida.

1. Piel a piel

Es la posición más natural y tiene varios y probados beneficios para el recién nacido. Tumbada, coloca a tu bebé sobre tu pecho desnudo y taparos con una mantita. En esta posición, pocos recién nacidos se resisten y caen rendidos en seguida.

2. En brazos

Todas las mamás del mundo han dormido a sus bebés en brazos. No te sientas culpable o te intranquilices con la idea de que le estás malacostumbrando. Hasta los 6 meses, los niños reclaman cuidados por necesidad, no por mala educación.

Coloca la cabeza del bebé en el hueco de tu codo izquierdo, su cuerpo contra tu corazón y tu espalda apoyada en un respaldo alto. Si tienes una mecedora en casa, tanto mejor. Cuando esté bien dormido, le podrás depositar en su cuna.

3. En una hamaca

Algunos bebés son muy sensibles al balanceo y se duermen en seguida si se les coloca en una pequeña hamaca. Puede ser una manta o toalla sujetada entre dos personas que la balancean suavemente o una hamaquita colgada de unos soportes. 

2. De pie, sin o con porteo

De pie, el niño siente tu calor, está bien sujeto entre tus brazos o contra tu pecho y tú te mueves rítmicamente.

Más cómodo y menos cansado para ti que los brazos es el porteo, sobre todo si tienes más hijos que reclaman tu atención. El bebé está sujeto en su pañuelo o portabebé y tú puedes moverte libremente lo que le proporcionará ese balanceo que necesita.

Existen muchas mochilas portabebés en el mercado. Comprueba que te asegure un buen sostén y proteja adecuadamente tu espalda. Si lo prefieres, puedes adquirir un pañuelo elástico, aprender a colocártelo e introducir en él al bebé. Existen varias formas de anudarlo. Para bebés recién nacidos, la manera explicada en este vídeo es sencilla y segura.

 

 

Victoria Gómez




Elige y compra en Amazon