10 trucos para dormir al bebé

Elige los que mejor te funcionan

Conciliar el sueño es un pequeño reto para muchos recién nacidos. Con frecuencia, necesitan nuestra ayuda. Aquí tienes 10 trucos que le ayudarán a caer rendido. 

 
dormir al bebé

Algunos recién nacidos se quedan dormidos en cuanto les depositas en la cuna. Para otros, bien por inmadurez o un sistema nervioso más sensible, conciliar el sueño es más problemático. Todo esto es normal y la paciencia y el tiempo lo arreglará todo. Mientras tanto, te dejamos algunos trucos que ayudarán a tu bebé a encontrar la calma y que necesita para su descanso. 

1. Dale un baño templadito. El contacto con el agua le relajará pero para ello, la sensación de hambre no debe molestarle. No lo hagas coincidir con el momento de la toma, y hazlo con movimientos suaves y lentos. Los recién nacidos son como esponjas; si mamá o papá están tensos, lo notan.

2. Vístele con ropa cómoda, mejor si es de algodón. Los tejidos naturales ayudan a la termoregulación y son suaves y agradables al tacto.

3. Dale el pecho. La leche materna contiene triptófano, un aminoácido que interviene en la síntesis de la serotonina y la melatonina, ambos facilitadores del sueño. Si le das biberón, algunos laboratorios fabrican leche con mayor cantidad de triptófano para las tomas de noche tal y como ocurre en la secreción de leche materna. 

4. Mantén la habitación a 22 grados y no le tapes en exceso. Los bebés no regulan bien su temperatura corporal y el exceso de calor está dentro de los puntos que hay que vigilar para prevenir la muerte súbita. Por el mismo motivo, el bebé ha de dormir boca arriba o de lado en su cuna.

5. Acuéstale con gestos lentos y seguros. Los movimientos bruscos o la sensación de falta de apoyo pueden estimularle el reflejo de moro y asustarle.

6. Mécele suavemente. Los balanceos relajan su pequeño intestino y, si tiene  cólicos del lactante, le ayudarán.

7. No le dejes llorar en su cuna. Si, a pesar del balanceo, sigue llorando, sácale de la cuna y acuéstale sobre tu tripa. El calorcito de tu cuerpo, el latido de tu corazón y tu respiración suelen obrar milagros. Otra alternativa es el uso de un portabebé. Existen varias alternativas al porteo y muchos tipos de portabebés, pañuelos, banderolas... Todos son igualmente válidos, busca el que mejor te convenga.

8. Prueba el colecho. Tiene sus detractores y defensores. La Asociación Española de Pediatría opina que corresponde a los padres tomar la decisión de practica colecho o no, conociendo sus riesgos y ventajas

9. Practica el método Oompa Loompa. Ha sido inventado por una mamá, es muy sencillo y arrasa en Youtube.

10. Acuéstale siempre con la misma rutina. Son importantes porque ayudan al niño a anticipar lo que viene después y le hacen sentirse seguro. Respeta sus horarios, acostúmbrale a dormir con un muñequito o "dudu", su  chupete -en cuanto esté instalada la lactancia materna- pon siempre la misma música de cuna, deja encendida una lamparita quitamiedo... Todos estos pequeños hábitos formarán pronto un entorno que le avisarán de que ha llegado la hora de dormir. 

 

Victoria Gómez




Elige y compra en Amazon