El 90% de las madres quiere dar el pecho a sus hijos

La mitad de las mujeres abandona la lactancia a los tres meses

19/01/2009

La inmensa mayoría de las mujeres españolas quiere dar el pecho a sus hijos. Sin embargo, casi la mitad de ellas abandona la lactancia materna a los 3 meses de dar a luz, una cifra que sube hasta el 64% a los 6 meses del parto.

 

¿Cuáles son las razones que llevan a una mujer a abandonar la lactancia materna a las pocas semanas o meses de dar a luz, cuando el 90% de ellas afirma querer dar el pecho a sus hijos? Esa es una pregunta que se hacen matronas, pediatras y asociaciones de madres, y que, según los expertos, tiene que ver con motivos –casi siempre injustificados– procedentes de la madre y del propio especialista sanitario.

Precisamente para acabar con esta tasa de abandono –que asciende al 32% a las seis semanas; al 48% a los tres meses; y al 64% a los seis meses del parto–, el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría (AEP), ha elaborado el Manual de lactancia materna. De la teoría a la práctica.

Se trata de una guía dirigida a los profesionales sanitarios, para que éstos cuenten con una herramienta eficaz con la que apoyar a las madres y sus familias durante este periodo. Y es que según dicen los autores del manual, “entre el personal sanitario aún existen muchas lagunas en el manejo de la lactancia materna y, por ello, no son capaces de dar soluciones a las dificultades que pueden aparecer en esa etapa”.

Entre los motivos que las madres aducen para dejar de dar el pecho a sus hijos, destacan la sensación de que no tienen suficiente leche o la creencia de que ésta es de mala calidad, lo cual es un error, porque como dicen los pediatras de la AEP, “la leche materna siempre es buena”. De hecho, si el bebé no obtiene suficiente leche, lo más frecuente es que esto sea debido a errores en la técnica: inicio tardío de la lactancia, utilización de suplementos, inadecuada posición al pecho del bebé, mal agarre… Por ello, es muy importante que el pediatra y la matrona se aseguren de que el niño succiona de forma adecuada y obtiene suficiente leche.