La alimentación del bebé prematuro

El alimento ideal para los bebés nacidos antes de tiempo es la leche materna, porque les procura proteínas, defensas y les ayuda a madurar y desarrollarse.

 
prematuro al pecho

Alimentar a un recién nacido prematuro es un asunto complicado porque su sistema digestivo es muy inmaduro y necesita un aporte de nutrientes y calórico específico para seguir desarrollándose. La leche materna es un alimento esencial para él ya que responde perfectamente a estas necesidades y además eleva su sistema inmunitario y reduce el riesgo de enterocolitis necrotizante, una enfermedad que afecta al intestino de los prematuros y que resulta muy peligrosa.

Durante las primeras semanas de vida, cuando todavía no puede tomar todo por la boca, hay que emplear suplementos. Se recurre a la alimentación mixta. La leche materna le llega por boca y por vía enteral, a través de una sonda nasogástrica que se coloca en la nariz. Los suplementos, por vía parenteral, es decir por vena.

Una vez en casa

Si en el hospital le has dado el pecho, no debería causarte problemas al volver a casa. Eso sí, deberás seguir teniendo mucha paciencia. Lo más seguro es que al pequeño le falten fuerzas para succionar, porque sus músculos no están lo suficientemente desarrollados. Lo mejor es que el niño coma a demanda, y lo hará frecuentemente porque su estómago es muy pequeño. No dejes que pasen más de tres horas sin que coma, aunque tengas que despertarlo. Las tomas de un prematuro se suelen prolongar: se duerme, para porque necesita descansar –para él mamar es un gran esfuerzo–, se atraganta al no dominar la combinación de succión y respiración, tiene más regurgitaciones… Con mimo y tesón lo superaréis, y no tengas miedo a probar distintas posiciones.

Si optas por el biberón, en el hospital te indicarán cuál es la leche y las tetinas más indicadas para tu hijo. También te informarán de las precauciones que debes tener para evitar regurgitaciones. Sé escrupulosa con la higiene y la esterilización. Ya sabes que tu hijo es más propenso a sufrir infecciones.

Tu hijo irá ganando peso poco a poco, a un ritmo más lento que un bebé nacido a término pero con el tiempo, irá recuperando su retraso y acercándose al desarrollo físico de éste.

Las tomas nocturnas

Son importantes porque tu bebé prematuro toma pocas cantidades de alimento a la vez y su organismo no puede estar muchas horas en ayuno. Como sabes, tu bebé es muy reactivo a los cambios y cualquier brusquedad le altera mucho, más si está medio dormido. Por la noche cread un ambiente tranquilo para ir enseñándole a distinguir las horas de descanso. Levántale con gestos suaves. Dale su alimento con la luz principal apagada, utilizando sólo una lamparita tenue. Háblale en voz baja y devuélvelo a la cuna cuanto antes.

 

Magda Campos




Elige y compra en Amazon