A la vanguardia del cuidado al prematuro: el programa NIDCAP

Muchos beneficios para el bebé

29/09/2015

Nos viene de Estados Unidos y se conoce por  NIDCAP, sus siglas en inglés que significan "Cuidados individualizados del niño prematuro". Esta nueva forma de tratar al prematuro ha demostrado ser muy beneficiosa tanto durante la hospitalización como más tarde, en casa. El Dr. Josep Perapoch, jefe de Neonatología del Hospital Vall d'Hebron, de Barcelona, impulsor de su implantación en España nos explica en qué consiste. 

 
El programa NIDCAP

¿De dónde surge el programa NIDCAP?

Surge en Boston, una doctora elabora una serie de estudios en los que analizó el comportamiento de los bebés prematuros y la posibilidad de mejorar su desarrollo a través de la intervención temprana en su asistencia, tan temprana como el periodo en que están ingresados en las unidades de Neonatología.

A partir de esos estudios se estandariza un sistema de información, actuación y cuidados que es lo que se conoce como NIDCAP por sus siglas en inglés “Cuidado individualizado del niño prematuro

¿Cuál es su objetivo principal?

El objetivo es mejorar el neurodesarrollo. Hay que tener cuidado con el concepto “estimular” que puede llevar a equívocos. Los estímulos que el bebé prematuro recibe fuera del útero no son los mismos que los que recibe dentro del útero, que son los que la naturaleza da para el mejor desarrollo del feto. De tal forma que el recién nacido al nacer está preparado para enfrentarse a las necesidades de la vida extrauterina. Cuando cambiamos el marco uterino por una unidad de cuidados intensivos neonatales, los estímulos que va a recibir son muchísimos más y son perjudiciales para su proceso de desarrollo por dos motivos. Porque la forma en que se va a organizar y desarrollar el cerebro con estímulos no humanos inesperados, es distinta y porque el bebé no está preparado para manejar el estrés que supone esta estimulación.

Por tanto el NIDCAP se basa más que en estimular, en adecuar los cuidados al grado de desarrollo que tiene cada recién nacido protegiéndole de los más estresantes  y favoreciendo que le lleguen los más adecuados y humanos posibles.

¿Es un trato personalizado?

Sí, el concepto es totalmente individualizado. Hay que entender lo que necesita cada bebé y podérselo dar. Lo que aporta NIDCAP es entender el lenguaje del recién nacido a través de su lenguaje no verbal y poderle entender para dar a cada bebé lo que necesita a cada momento.

¿Se hace desde el hospital o en casa?

En los hospitales intentamos que cada vez más los profesionales entiendan el lenguaje del recién nacidos; que lo puedan transmitir y sus padres se conviertan en cuidadores de sus hijos, en cuidadores que entiendan el lenguaje y necesidades de los pequeños. NIDCAP se desarrolla fundamentalmente en las unidades de Neonatología, no está diseñado para el seguimiento. Hay otros programas que derivan de él adecuados para el seguimiento pero NIDCAP finaliza con el alta médica.

¿Cuáles son sus beneficios?

El principal es que mejora el desarrollo del bebé. Está demostrado que en el momento del alta tiene mejor comportamiento y la estructura cerebral es mejor (esto se ha comprobado con resonancia magnética), mejora la evolución clínica durante el ingreso, el tiempo de ingreso es menor y las complicaciones médicas se reducen, especialmente las respiratorias y la fuerza también el papel y la confianza de los padres en el cuidado de sus hijos y eso tiene consecuencias positivas durante los primeros años de vida del bebé. Los beneficios se extienden más allá del ingreso hospitalario.  

¿Cuál es su nivel de implantación en la sanidad española?

Los cuidados centrados en el desarrollo han cambiado muchísimo en los últimos 10 años y han progresado muchísimo en España. Nos referimos a los cuidados en los niveles de ruido, posiciones  del bebé, del dolor, la presencia de los padres, el método canguro... Dentro de este cuidado centrado en el desarrollo, NIDCAP supondría un paso más, más individualizado y centrado en interpretar el lenguaje del bebé. Ahora hay unos 40 profesionales NIDCAP en España repartidos en unos seis hospitales. La formación se inició hace 10 años y hace 4 años se abrieron dos centros formadores en Madrid y Barcelona. El interés es cada vez mayor y la implantación creciente; seguirá desarrollándose en los próximos años. Es un proceso que va evolucionando e implantándose exponencialmente.

Responde a la entrevista: Dr. Josep Perapoch, jefe de Neonatología del Hospital Vall d'Hebron, de Barcelona