Pros y contras de envolver al recién nacido

Una técnica polémica

Envolver al bebé es una práctica muy antigua y que se sigue vigente en muchas partes del mundo. En occidente, se ha vuelto a poner de moda aunque muchos expertos no la aconsejan.

 
envolver al bebé

En muchas partes del mundo, las mujeres llevan a su bebé a la espalda envuelto en una tela. En occidente, después de décadas de olvido, ha vuelto a ponerse de actualidad. Sin embargo, este come back no está exceso de cierta polémica. Antes de lanzarte al “swaddling”, -así lo llaman los americanos, responsables en gran medida de su retorno- sigue leyendo.

Voces a favor

La ventaja más aclamada del envolvimiento”  es que los recién nacidos acostados así lloran menos y duermen más. Al estar tapado hasta el cuello en una tela, le llegan menos estímulos externos. Como no se puede mover, no se le desencadenan reflejos espontáneos, algo habitual en recién nacidos.  Además, el arrullo le mantiene a una temperatura constante. De esta manera, está en un entorno parecido al del útero. Se siente seguro, llora menos, concilia mejor el sueño y no se despierta tan a menudo.

Voces en contra

Según muchos expertos, esta práctica debe usarse con cuidado y, en cualquier caso, en un corto periodo de tiempo que no debería prologarse más allá de las primeras semanas. “Hay trabajos que alertan de ciertos riesgos y desde el Comité de Lactancia, no apoyamos esta técnica” aclara nuestro pediatra-asesor Dr. Martín-Calama.

  • Puede ser factor de muerte súbita. El recién nacido no regula su temperatura corporal y el exceso de calor es un factor de muerte súbita comprobado.
  • Puede interferir en la lactancia materna. Si se prolongan las etapas de sueño, el bebé mama con menos frecuencia y la secreción láctea depende de la succión del bebé.
  • Al limitar los movimientos del bebé, se puede retrasar su desarrollo psicomotor.
  • Algunos bebés son muy tranquilos, otros son movidos y no estarán a gusto si se les limita su movilidad.
  • Si el envolvimiento se prolonga en el tiempo, puede favorecer la luxación congénita de cadera al limitar la movilidad espontánea del bebé.

Alternativas segura

Existen otras prácticas que calman al bebé y le ayudan a conciliar el sueño. Para estar tranquilo y seguro, necesita el contacto con su madre y estas técnicas lo favorecen.

  • El bebé piel a piel. Mantener al recién nacido sobre el pecho desnudo de su madre hace tiempo que ha demostrado todas sus ventajas tanto para el bebé como para ella y la creación del vínculo de apego.
  • El porteo. Es otra alternativa muy útil para que el bebé este tranquilo y a gusto y que la madre o el padre puedan compaginar sus cuidados con sus obligaciones. Para ello, puedes usar una banda o un portabebé. Conviene cambiar las posturas a menudo para no forzar su cuerpecito.
  • Acunar. Llevar al bebé en brazos, acunarle, pasearle son trucos que no fallan para calmar al bebé. Los movimientos ligeros y rítmicos actúan sobre su sistema vestibular y relajan su intestino. 

Asesoramiento: Dr. Jesús Martín-Calama, pediatra.

 

Magda Campos




Elige y compra en Amazon