Errores y aciertos en los cuidados del bebé

Oídos sordos a los consejos erróneos

Unas porque quieren lo mejor para ti y tu bebé, otras porque creen que la experiencia es un grado y las más porque usaron el mismo método. Cada cuidado que debas prestarle a tu hijo vendrá acompañado de un montón de consejos. Te contamos cuáles son los más recomendables y sacamos los colores a los más mentirosos.

 
Cuidados bebé
 

5 buenos consejos

1. Báñale aunque conserve el cordón. Se puede bañar al niño a diario por higiene y porque es un momento plácido, relajado, de contacto piel con piel que beneficia el vínculo entre padres e hijos. No le mantengas demasiado tiempo en el agua, evita que se humedezca en exceso la zona del ombligo y sécalo bien.
2. Ayúdale a que expulse el aire. Durante la toma, ya le alimentes al pecho o con biberón, tu hijo traga aire, que llega a su estómago y puede provocarle gases. Aunque no es obligatorio, sí es recomendable que los expulse. Déjale reposar unos minutos después de comer e incorpórale con una leve inclinación para que el aire suba a su boca y lo elimine.
3. Cógele en brazos cuando llore. Aunque esta recomendación variará según el pediatra, lo cierto es que los niños se tranquilizan si se les coge en brazos y notan tu cariño. Aún es muy pequeño para malacostumbrarse.
4. La ropa justa. Con frecuencia abrigamos al bebé porque tiene las manos y los pies fríos; esto se debe a que su sistema circulatorio no se ha desarrollado correctamente. Si está caliente y rosado, no necesita más ropa. Como norma general, ponle una prenda más de las que tú lleves.
5. A dormir con luz y ruidos. No bajes las persianas ni quites la tele si es de día. Tiene que aprender a convivir con ellos o acabará confundiéndolo con la noche. “Los niños no se acostumbran a dormir en brazos en sus primeros meses”, recuerda el pediatra. Así que puedes cogerle hasta que entre en un estado de somnolencia y después dejarle en la cuna.

Laura Jiménez