5 consejos que tranquilizan a las mamás primerizas

Información y paciencia, claves para afrontarlos

Que los niños vienen al mundo sin manual de instrucciones y que cuidarlos y satisfacer todas sus necesidades es harto complicado es algo evidente. Pero, ¿qué es lo que más temen las mamás primerizas? Un estudio nos lo cuenta.

 
Madre y bebé

“Los bebés solo comen y duermen”, repiten muchas madres experimentadas con hijos ya creciditos. Y tú, que acabas de ser mamá, te debates en un mar de dudas: “¿cada cuánto le doy el pecho?, ¿cómo le curo el ombligo? ¿cómo le coloco para dormir? ¿le cojo cuando llore?” Preguntas a las que encontrarás respuesta con el paso del tiempo y que hoy llegan a causarte verdadera inquietud.

Por increíble que te parezca, tu situación es igual en casi todos los hogares de mamás primerizas. Suavinex ha elaborado una encuesta con más de 1200 madres de su Club de las Madres felices para saber cuáles son temores más comunes en los “hogares primerizos”.

El 83% de ellas señalaron que su mayor miedo es que el bebé sufra algún problema de salud. Pero no es el único motivo.

La lactancia y la alimentación también es fuente de inquietud. Un 37,4% señalaron que les daba miedo empezar a dar el pecho y no saber y el 27% se mostraron preocupadas por el peso del pequeño y el 25% temen que sufra cólicos del lactante. El 10% apuntó al momento del baño; bien por no saber coger al bebé cuando está en el agua, por no limpiar adecuadamente el ombligo o por la posibilidad de tener algún descuido.

Y entre ellos, con un 40% de menciones y pasando de generación en generación, encontrarás el eterno miedo a no ser buena madre, un temor de origen fundamentalmente psicológico que acompaña a las mujeres más allá de la infancia de sus hijos y que incluye la inquietud a no saber identificar por qué llora.

5 consejos “anti-miedo”

Si analizas los temores descritos anteriormente te darás cuenta que todos ellos son fruto de la escasa confianza en tus posibilidades como madre y en la falta de información, comprensible en una situación nueva y desbordante como es la maternidad. Para combatirlos, cuentas con estos 5 consejos:

1. Acudir a todas las citas con la matrona y el pediatra, que resolverán tus dudas y te ayudarán a controlar todo lo relacionado con la salud de tu hijo. Mantener una relación abierta y cordial con ellos te ayudará a calmar tu ansiedad.

2. Recurrir a fuentes de información fiables para disipar dudas –cuanta más información tengas, mejor sabrás responder a sus necesidades– Libros especializados en crianza, revistas y webs especializadas son las fuentes más adecuadas. Mucho cuidado con la información que circula en Internet; los foros y páginas no especializadas o no desarrolladas por profesionales pueden caer en errores graves y dar consejos poco recomendables.

3. Acude a tu familia y amigos para solicitar ayuda. Los abuelos, los tíos, amigos que ya hayan sido papás son fuente inagotable de ayuda tanto cuando necesitas que cuiden a tu pequeño para darte un respiro como ante dudas sobre su cuidado. ¡Ojo! Pedirles consejo no supone que tengas que hacer todo lo que ellos te dicen o que tengan derecho a cuestionar lo que haces con tu hijo. Deja los límites claros para evitar problemas mayores.

4. Aplica el sentido común y relativiza lo que os ocurre. Vale que los expertos recomiendan mantener unas rutinas de horario en el cuidado de los bebés pero, ¿crees que es tan grave saltársela un día?

5. Recuerda que ser padres es la experiencia más maravillosa de la vida a la par que la más desconcertante. Mantener un pensamiento positivo y una actitud optimista ayuda a saber que los primeros días y semanas pasarán y todo volverá a la calma.

 

Laura Jiménez




Elige y compra en Amazon