Tu bebé bien colocado al pecho

Importante para una buena lactancia

Para que el bebé se agarre bien al pecho, tiene que estar bien colocado en tu regazo. Así te asegurarás una succión correcta y prevendrás las molestias grietas.

 

Una buena colocación al pecho es muy importante para que la succión de tu bebé sea eficaz. Así se alimentará correctamente y bien estimulado, el pecho se llenará de leche para la próximo toma.

1. Tripa contra tripa. El bebé debe estar girado hacia ti de tal manera que su cuerpo dibuje una línea recta, con la cabeza y los hombres mirando hacia tu pecho. Su cuello no puede estar torcido o girado.

2. Su boca a la altura del pezón. Tú no te acerques a él, es la boca del bebé la que debe estar cerca de tu pecho. Pon un cojín debajo de su cuerpecito y coloca tus pies encima de un escabel.

3. Asegura un buen acoplamiento boca-pecho. Tu hijo debe tomar pezón y parte de la areola dentro de su boca. La lengua se mueve hacia delante y hacia arriba, comprimiendo el pezón y la areola contra el paladar para extraer la leche.

4. Ni chasquidos ni mejillas hacia dentro. Si tu hijo se ha agarrado bien, observarás movimientos rítmicos en la mandíbula, las sienes y las orejas. Si escuchas chasquidos u observas que la mejilla se hunde, retírale y vuelve a empezar.

5. Sujeta bien la mama. Nunca cojas el pecho a modo de tijera o de cigarrillo ya que dificultarías la salida de la leche. Sujétalo por la base, en forma de copa o de C, poniendo el pulgar encima del pecho, pero lejos del pezón y sin presionar y los otros cuatro dedos abajo.

Comprueba que la posición de tu bebé y la tuya son las correctas con este vídeo de La Consejería de Salud de Andalucía

 

Magda Campos




Elige y compra en Amazon