Trucos para que le guste la carne

Trucos para que le guste la carne

Algunas piezas son difíciles de masticar para sus inexpertos dientes, otras un poco duras, y en ocasiones tienen un aspecto que no les abre el apetito. La mayoría de los niños parecen tener una capacidad innata para convertir un trozo de filete en una bola imposible de tragar. Con estos trucos lograrás que coma carne sin problemas.

 
Niña carne

Su alto contenido en proteínas de buena calidad,  hierro y vitamina B12 hacen de la carne un alimento imprescindible en la dieta de los niños. Y sin embargo, la introducción en la alimentación de los pequeños no siempre es sencilla, porque su textura no resulta del todo agradable en las primeras ingestas. Si ya has intentando todo tipo de recetas y con todo tipo de carnes y no hay forma de que tu hijo la coma, no insistas; espera unos días antes de ofrecérsela de nuevo y sustitúyela por alimentos del mismo grupo, como los huevos y el pescado, mientras tanto.

Claves para acertar

Cuando acudas al supermercado, procura comprar tipos de carne que se ajusten a estos requisitos:

  • Fáciles de digerir. La digestibilidad de un alimento está ligada, sobre todo, a la cantidad de grasa que contenga: a mayor cantidad, más dificultad para digerirla. Escoge carnes de ternera o conejo, que son las menos grasas; de buey o pollo, en un punto intermedio y evita la de cerdo, que es la más grasa.
  • Fáciles de masticar. Determinada por su dureza; las piezas más tiernas y aconsejables para los niños son las de la zona de las costillas en la ternera y las pechugas en las aves, así como el lomo y el solomillo de la ternera. Los animales jóvenes –ternera, cordero, pollo– también resultan, por la misma razón más apropiados.
  • Color agradable. Todos comemos por los ojos y a los niños les atrae más el color claro del pollo y la ternera y no se dan cuenta de que están comiendo carne si se camufla en un puré o en la siempre deliciosa masa de unas croquetas.
  • Carne picada. Es una opción útil con los pequeños más reacios. Debes cocerla bien, hasta que haya perdido los pigmentos rosados y el jugo que suelte sea de color claro. Para conservarla, lo ideal es congelarla. De lo contrario, debe consumirse en el día ya que no suele aguantar mucho más fuera del congelador.

Así le gustará más

Un filete de ternera a la plancha no suele ser un plato apetitoso para nuestros hijos. Y es que la manera en que la cocines dará como resultado una carne más o menos fácil de masticar. Ten en cuenta que:

- Si la cocinas con excesivo calor o durante mucho tiempo, además de perderse nutrientes, quedará más dura. Las piezas tiernas se hacen en poco tiempo.

- No olvides salarla casi al final de la cocción. Si lo haces antes, perderá su jugo y su sabor y se endurecerá.

- Para que la carne conserve su jugo interior, dale la vuelta con unas pinzas mejor que con el tenedor.

En nuestras Recetas para niños encontrarás deliciosas propuestas adecuadas a su edad.