Qué helado elegir para el niño

Los más nutritivos

Si sabes elegirlo, un helado puede ser, además de una agradable sorpresa para tu hijo, un alimento completo para merendar dos o tres veces por semana en las tardes más calurosas. Averigua cuál es el helado adecuado.

 
Niña comiendo helado

La merienda es el momento ideal para disfrutar de los helados, la mayoría ricos en grasas y azúcares y, por tanto, muy saciantes. Espáciala lo suficiente para que no le quite las ganas de cenar. Como la variedad es enorme, hay que decidirse: lee los ingredientes y elige de acuerdo con tu hijo y su forma de comer.

Para pequeños tragones

El etiquetado de los helados distingue entre los de crema, los de leche y los de agua o sorbetes. Si tu hijo pertenece al grupo de los tragones, ofrécele estos últimos. Contienen menos grasa que los de crema o leche y son menos calóricos. Los colorantes abundan en la mayoría de ellos. Para evitarlos, al menos en parte, elige “sorbetes” en vez de “helados de agua". Los sorbetes han de contener como mínimo un 15% de frutas, mientras que en los de agua la fruta ha sido sustituida por aromatizantes, que le dan el sabor característico, y el color se consigue de manera artificial.

Para inapetentes y reacios a la leche

Opta por los de crema o leche, más ricos en nutrientes –sobre todo, calcio- que los anteriores, pero ofréceselos en pequeñas cantidades para que no le quiten el hambre a la hora de cenar. Los mejores para los niños son los de leche, que contienen grasa láctea y en menor proporción que los de crema –en torno a un 2’5%, frente al 8-9% de los de crema, en los que, además, la grasa puede no ser láctea y proceder de aceites vegetales hidrogenados. La ventaja de estos helados es que aportan proteínas de calidad, calcio y las vitaminas A y D de la leche, aunque son menos cremosos y atractivos que los de crema.

Helados caseros

Hacer lo helados en casa es la mejor manera de poder elegir los ingredientes según las necesidades del niño y sus gustos. Si bien los helados cremosos son más difíciles de conseguir sin heladera, se pueden lograr sorbetes y cremas heladas muy ricas. En este reportaje, te damos ideas fáciles para conseguir helados sabrosos.

 

Maite Izquierdo




Elige y compra en Amazon