El chocolate en la dieta del niño

Beneficios y riesgos del cacao para los más pequeños

A partir de su primer cumpleaños, tu hijo podrá empezar a deleitarse con este placer para el paladar. Te contamos cómo introducir el chocolate en su dieta de la forma más sana.

 
chcolate

Su sabor dulce e intenso lo hace irresistible para los paladares de los niños. Y es que de los cinco sabores principales –amargo, dulce, ácido, salado y umami–, el segundo es el que mejor perciben. Aunque vamos educando nuestro paladar para ir aceptando sabores y texturas, el más desarrollado al nacer es el dulce. Por tanto, si tu hijo ha soplado su primera velita, puedes empezar a incluir este manjar en su alimentación para dar un toque diferente al biberón de la mañana o para “chocolatear” su merienda.

Beneficios y riesgos
El chocolate, al ser rico en carbohidratos, aporta la energía que los niños, en periodo de crecimiento, necesitan para afrontar el día. Pero, además, es una buena fuente de calcio –más si es “con leche”– y otros minerales como el fósforo y el hierro, y de vitaminas del grupo B. Pero lo más importante en su composición son los flavonoides, un tipo de antioxidantes que tienen capacidad para neutralizar los dañinos radicales libres. Y ten en cuenta que cuanto más pura sea la variedad, más beneficios aportará –en 100 g de chocolate negro hay más flavonoides que en 100 g de chocolate “con leche”, ya que su presencia los “diluye”–.
Pero estas “virtudes” no justifican que bañes de chocolate su dieta. Un consumo excesivo se asocia con riesgo de obesidad, por su importante aporte de grasa y azúcar. Y por otra parte, ten en cuenta que el problema muchas veces está en el “envoltorio”. Es decir, es mejor que le ofrezcas unas onzas de chocolate que un bollo. Si se toma solo, ingerimos grasas insaturadas, pero al mezclarlo con la bollería industrial, consumimos grasas trans, que se relacionan con el desarrollo de enfermedades cardiovasculares y son más obesogénicas –con capacidad para engordar– que cualquier otro tipo de grasa”, aclara esta especialista.

Ideas sanas y chocolateadas
Para empezar el día:
• Un bol de papilla de cereales al cacao.
• Una taza de leche con chocolate en polvo con galletas o una tostada.

A media tarde:
• Un bocadillo con onzas de chocolate.
• Un batido hecho con leche de continuación o crecimiento con chocolate.
• Un bizcocho o unas magdalenas caseros con pepitas de chocolate.
• Un yogur mezclado con cacao en polvo.

Eso sí, ten en cuenta la variedad es una de las claves en nutrición. Por tanto, si el niño toma una papilla de cereales al cacao para empezar el día, por la tarde, deberías prepararle un bocadillo de queso –y no de chocolate–, por ejemplo. Si repetimos el sabor continuamente, acostumbramos al niño a la presencia de sabor dulce en su alimentación.
También es fundamental tener en cuenta la hora a la que se lo ofreces. El mejor momento para darle algún alimento con chocolate es la mañana, y si es por la tarde, nunca después de las cinco; su contenido en sustancias estimulantes –teobromina y feniletilamina– pueden interferir en su sueño.

Asesoramiento: Yolanda Sanz, médico, homeópata y especialista en Nutrición, y autora de Alimentación infantil. www.yolandasanz.es

 

Raquel Burgos




Elige y compra en Amazon