Alimentos que relajan

En días difíciles, inclúyelos en su dieta

Los primeros días en el cole, la llegada de un hermano, una mudanza... los niños pasan por etapas, cambios y acontecimientos que les producen mucha ansiedad. Si tu pequeño pasa por días difíciles o es un poco nervioso, aprovecha las comidas para serenarle.

 
comiendo plátano

Nutrientes para paliar el estrés

Ningún nutriente es antiestresante. Sin embargo, incluir ciertas vitaminas y minerales en tu  alimentación contribuyen al buen funcionamiento del organismo y a paliar el estrés. Toma nota.

• Alimentos con vitaminas A, B, C y E. Las frutas y verduras contienen las vitaminas que fortalecen el sistema nervioso. Las del grupo B, además de tener un efecto sedante, son agotadas por el organismo cuando está sometido al estrés, provocando irritabilidad e insomnio. Alimentos como el brócoli, las acelgas, las espinacas, las legumbres y las frutas le ayudarán a reponer las reservas de vitaminas A, B y C. Las del grupo E puedes encontrarlas en los frutos secos. Dada la posibilidad de atragantamientos en menores de cinco años, es mejor que los añadas molidos a tus recetas.

• Alimentos con potasio, magnesio y calcio. Estos minerales tienen propiedades relajantes y mantienen a raya el ritmo cardíaco. El plátano maduro es la fruta sedante por excelencia debido a que, además de ser rico en vitaminas B y C, y contener estos tres minerales, es de fácil digestión y su dulzor y textura blanda agrada especialmente a los niños produciendo cierta sensación de bienestar.

• Los lácteos. El tradicional vaso de leche caliente antes de acostarse tiene su razón de ser, pues el calcio actúa como el tranquilizante natural del sistema nervioso a la vez que el calor relaja el área estomacal, que es lo que primero se tensa cuando tu hijo está nervioso. Añadirle miel potencia su efecto. Otra opción, sobre todo para niños con intolerancia a la lactosa, es la bebida de almendras que contiene todos los nutrientes de este fruto para vigorizar el sistema nervioso: además de las vitaminas E, B1 y B6, es una excelente fuente de calcio, fósforo, potasio y magnesio.

Hierbas, especias y algo más

La tila, el poleo, la valeriana o la melisa tienen propiedades calmantes. Se los puedes ofrecer como infusión o usando estas hierbas como condimento. Para ayudar a los niños a conciliar el sueño, puedes hacer una infusión de estas hierbas con leche. Otra posibilidad es usar especias como el orégano o la canela para dar sabor y aroma a las comidas y bebidas.
Otro factor a tener en cuenta es que los alimentos sean fáciles de ingerir y digerir. Las texturas complicadas de masticar suponen un problema para los niños que no están dispuestos a hacer ese esfuerzo, produciéndoles ansiedad cuando se queda la comida en la boca y no hay forma de que la traguen. También resulta determinante que el estado de ánimo de la persona que le ayude a comer y el ambiente sean serenos y agradables.

Asesoramiento: Karla Barrenechea, Nutricionista Clínica. Assumpta Miralpeix, especialista en Gastronomía y Nutrición.

 

Laura Gómez Lama