¿Influye la dieta en la dermatitis?

Alimentos bajo sospecha

La dermatitis atópica es uno de los problemas de la piel más frecuentes en los bebés y niños pequeños. Algunos alimentos se apuntan como “sospechosos” de provocar los brotes. Identificarlos y evitarlos puede ser de gran ayuda.

 
Niño bebiendo zumo

Aunque no siempre es el culpable, la alergia a alimentos parece ser la causa de la mitad de los casos de dermatitis en los niños entre los 2 meses y los 2 años. Por esa razón, en un bebé con este problema conviene consultar a un alergólogo para que valore si es necesario hacer algunas pruebas para confirmar o descartar una alergia. En los pequeños con antecedentes alérgicos –los padres o un hermano que padece el trastorno– el riesgo siempre será mayor. El especialista puede actuar de dos maneras:

  • Realizando un estudio alergológico, que son las conocidas “pruebas de alergia”.
  • Probando a retirar de la dieta, durante unas semanas, los alimentos implicados: la leche, en el caso de los lactantes, y leche, huevo y pescado en los mayores. Si el bebé es alimentado con leche materna, es la madre quien debe evitar su consumo. Después, se observa si en este tiempo las lesiones remiten, y si empeoran al volver a introducirlos.

No siempre es alergia

Haya o no alergia de por medio, la piel de los niños con dermatitis atópica presenta algunas características peculiares. La principal es la susceptibilidad: cualquier pequeño estímulo es suficiente para provocar picor y, por consiguiente, la necesidad de rascarse. Entre estos estímulos se encuentran con frecuencia la sequedad ambiental, el sudor, los alérgenos –pólenes, ácaros del polvo, alimentos– y otras sustancias irritantes, como los suavizantes de la ropa, jabones o componentes de algunas cremas. El tabaco es otro importante factor que puede empeorar la dermatitis. Además de los cuidados de la piel que te recomendará el pediatra, es imprescindible evitar estos irritantes.

Alimentos que irritan su piel

  • Los ácidos, como las frutas cítricas o el tomate, pueden irritar la piel si el niño los manipula o los toma
  • Alimentos que contienen histamina o facilitan la liberación por parte del organismo de esta sustancia, que desencadenan el picor en niños sensibles como fresas, marisco, pescado y algunos quesos curados.
  • Aquellos muy especiados o condimentados, o excesivamente salados.
  • Cualquier otro no incluido en los anteriores grupos.

Es importante observar al niño, sobre todo tras la introducción de un nuevo ingrediente en la dieta, y consultar con el pediatra si las lesiones de la dermatitis han empeorado desde su introducción.

 

Maite Izquierdo