Minerales necesarios para crecer

Calcio, magnesio, flúor…

Para construir un eficaz sistema de defensas, formar sus huesos y mantener el crecimiento de todos sus órganos y tejidos, tu hijo necesita pequeñas pero muy importantes cantidades de ciertos minerales.

 
niña entre cacerolas

Se encuentran en muchos de los alimentos que tomamos. Sin embargo, una alimentación equilibrada es necesario para que muchos minerales se asimilen correctamente. Magnesio, calcio y fósforo, por ejemplo, trabajan “en equipo”, de manera que si uno de ellos falta o se aporta en exceso, los otros se aprovechan peor.

Huesos fuertes
* El calcio es el principal constituyente de los huesos. Desde el nacimiento y durante los primeros años el esqueleto se calcifica muy deprisa y los aportes han de ser suficientes. Aunque es un mineral relativamente fácil de obtener, pues se encuentra en mayor o menor cantidad en muchos de los alimentos que consumimos, también es poco “biodisponible”, es decir, difícil de aprovechar. La biodisponibilidad depende en buena medida de las sustancias que lo acompañen. En la leche materna, por ejemplo, la absorción se ve favorecida por la adecuada proporción calcio/fósforo, y los bebés asimilan entre un 55% y un 60%. Sin embargo, de la leche de vaca tan solo aprovechamos el 30%. Esa es una buena razón para no subestimar otras fuentes de calcio, como las legumbres y las verduras de hoja verde. Estos alimentos contienen cantidades muy pequeñas de mineral, pero arropado por otros nutrientes “amigos”, como el magnesio y la vitamina C.

* El magnesio es otro mineral constituyente del hueso, y la vitamina C resulta imprescindible para la formación del colágeno, una proteína que forma parte de la matriz del hueso y que representa alrededor del 35-40% del mismo.

* El flúor, además de desempeñar un papel fundamental en el desarrollo y mantenimiento de los dientes –tanto los de leche como los definitivos-, interviene en la formación y solidificación de los huesos. Se encuentra en muchos alimentos, principalmente en el pescado.

Para fortalecer sus defensas
* El cinc es otro elemento clave en el crecimiento de tu hijo. Participa en la formación de su sistema de defensas y lo recibe desde antes de nacer, a través de la placenta. Está presente, sobre todo, en las carnes y los huevos, y la leche materna y las fórmulas contienen también la cantidad necesaria. Además, las frutas, ricas en vitamina C, fortalecen las mucosas, la primera vía de entrada al organismo de virus y bacterias, y son, por tanto, el complemento ideal para que tu pequeño crezca sano.

 


Elige y compra en Amazon