La sal en la comida

Cómo hacer buen uso de ella

Consumimos demasiada sal. Y eso, desde edades tan tempranas como los dos años. Es lo que afirman los expertos en nutrición. Su consejo: desterrar este mal hábito por su salud presente y futura.

 
La sal en la comida

1. ¿Consumen niños y adultos demasiada sal?

Si. Tomamos más del doble de lo recomendado.Y no sólo por la sal que añadimos a la hora de cocinar. También por la que se encuentra escondida en los alimentos preparados. Pan, embutidos, quesos y platos preparados aportan el 72 por ciento de la sal ingerida.

2. Durante el embarazo, ¿conviene reducir el consumo de sal?

No. La embarazada debe consumir sal con moderación, en torno a 1,5 g de sodio al día. Sólo deberá seguir una dieta especial en caso de hipertensión o preeclampsia, un trastorno que ocurre en el cinco por ciento de los embarazos y que le obligará a estar bajo control médico estrecho.

3. ¿Hay que añadir sal al puré del bebé?

No. Hasta el año y medio, no conviene porque puede dañar los riñones del bebé y aumenta el riesgo de padecer hipertensión en la edad adulto. En efecto, los riñones del bebé filtran tres veces menos sal que los de un adulto. Las normas que deben seguir los fabricantes de alimentos para bebés son muy estrictas en este aspecto.

4. ¿La sal engorda?

Sí y no. La sal no engorda pero añade sabor a los alimentos. Al resultar más apetitosos, podemos comer más de lo que necesita nuestro organismo.

5. ¿En verano, hay que tomar menos sal para evitar la retención de líquidos?

No. En verano, hay que tomar la misma cantidad de sal que en invierno.

6. ¿Qué alimentos contienen más sal?

Los cubitos de caldo, salsa de soja, anchoas, huevas de pescado, mojama, bacalao, salmón ahumado, jamón serrano, salchichón, quesos de pasta dura o azules, sopas, pizzas, platos preparados, aperitivos como las patatas fritas, frutos secos salados…

7. ¿Qué alimentos contienen poca sal?

Alimentos como la mantequilla, vegetales y fruta, quesos frescos, carne fresca, pescado fresco, leche, arroz, pasta…

8. ¿ La sal yodada es la mejor?

Si. El yodo es imprescindible siempre, pero especialmente durante el embarazo, la lactancia y en edades tempranas. En efecto, este oligoelemento interviene en el desarrollo del sistema neurológico del feto y el niño a partir de los dos años. La falta de yodo en la dieta puede tener consecuencias tan graves como padecer bocio o cretinismo. Utilizar sal yodada es suficiente para cubrir las necesidades del niño. No así las de la embarazada y madre lactante, que deberán tomar un suplemento.

9. ¿La sal yodada se puede conservar?

No. El yodo es volátil y se evapora a los 4-5 meses. Tenlo en cuenta cuando compres y almacenes sal yodada.

10. ¿La sal ahumada, la sal en escamas, la flor de sal aportan algún beneficio para la salud?

No. El interés de estas sales es puramente gastronómico. La única recomendable para la salud es la sal yodada. 

Asesoramiento: María Manera, dietista-nutricionista, miembro de la Asociación Española de Dietista-Nutricionista (AED-N)

Magda Campos