Cómo calcular la cantidad de proteínas en la dieta del niño

Dale la cantidad justa

Tanto su exceso como su defecto le provocarían problemas de salud. Tu hijo necesita tomar la cantidad adecuada de proteínas a lo largo del día. Te contamos en qué alimentos se encuentran y cómo dárselas.

 
comiendo fruta

Las proteínas cumplen una misión importantísima en nuestro organismo, sobre todo en el de los más pequeños. Son los “ladrillos” con los que se construyen los órganos y tejidos de nuestro cuerpo. De ahí que en épocas de crecimiento como la infancia, sean imprescindibles. Pero, además, cumplen otras dos funciones nada despreciables: la defensiva –forman parte de la inmunoglobulinas, que se encargan de defendernos de las infecciones– y la de transporte de algunas sustancias como la hemoglobina y el hierro de los glóbulos rojos –cuyo déficit puede provocar anemia–. Por tanto, es necesario tomarlas en su justa medida.

¿Cuántas necesita?
Los requerimientos protéicos varían con la edad. Los aportes diarios deberían ser:

- hasta los 6 meses de vida: 2,5 g;

- de los 6 a 12 meses: de 1,2 a 2 g,

- de 1 a 5 años: 1,5 a 1,6 g.

El problema es trasladar correctamente esta cifra a la dieta. Si tienes en cuenta estos ejemplos, te será mucho más fácil:

  • una taza de leche entera proporciona 8 g de proteínas
  • 70 g de carne o pollo o 110 g de pescado, 15 g
  • 1 porción de queso, 3,5 g
  • 1 yogur, 5,5 g
  • 1 huevo, 10 g

Evita excesos
De desayuno, leche entera con cereales, para comer, un plato de legumbres y un filete, y de cena, una tortilla. Si ésta es la dieta tipo de tu hijo, le estás aportando un exceso de proteínas poco recomendable. Si esto se repite a diario, puede acarrearle problemas hepáticos y renales, ya que estos órganos metabolizan gran parte de esta alimentación protéica. Durante este proceso, se forman sustancias tóxicas para el organismo, y si hay un exceso, el hígado y los riñones no serán capaces de filtrarlas todas y, entonces, podrá surgir una sobrecarga hepática o desarrollar hígado graso, y cálculos en el riñón. Además como, en muchos casos, esas proteínas van en alimentos con bastantes grasas saturadas, un exceso de proteínas también se relaciona con riesgo de obesidad, colesterol elevado y problemas cardiovasculares.

Para evitarlo

Ten en cuenta las siguientes recomendaciones

  • No es necesario que tu hijo tome carne, pescado o huevo en la comida y en la cena. Es suficiente con que haga una única ingesta diaria de proteínas de alta calidad.
  • Si toma raciones de carne o pescado moderadas (70 g), podrás darle un huevo en la cena, por ejemplo, sin riesgo a aportarle un exceso de proteínas. Por tanto, para que su comida le sacie, no le des un filete grande; será mejor uno mediano acompañado de una buena guarnición de verduras o de hidratos de carbono.
  • Sustituye la carne, el pollo o el pescado por un plato de legumbres –proteínas vegetales– una o dos veces a la semana, y compleméntalas con una ingesta de proteínas animales por la noche y/o con lácteos en la merienda y en el desayuno.
  • Ten en cuenta que a diario las ingestas calóricas deben repartirse de la siguiente manera: 55-60 por ciento de hidratos de carbono; 30 por ciento de grasas, y sólo 10-15 por ciento de proteínas.
 

Raquel Burgos




Elige y compra en Amazon