Las madres y la lactancia materna en España

Datos reveladores

02/07/2013

El Grupo de Trabajo español de la Iniciativa Global para la Lactancia materna ha llevado a cabo un estudio para constatar cuál es la situación del amamantamiento en nuestro país. Sus datos revelan que las mujeres aún encuentran muchas dificultades para dar el pecho a sus hijos.

 
Lactancia

Sólo un 11% de las mujeres que acaban de tener un hijo se decantan inmediatamente por el biberón –en la mayoría de los casos por problemas en lactancias anteriores–, mientras que un 89% prefieren intentar darles el pecho. De ellas, un 69% mantienen este tipo de alimentación entre los 0 y los 3 meses de vida del bebé y sólo un 18% cuando su hijo tiene dos años. Y eso a pesar de la recomendación de la Organización Mundial de la Salud, que establece la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses y combinada con otros alimentos hasta los 24 como el patrón oro en alimentación infantil.

Estos fueron algunos de los datos aportados por la Dra. Marta Díaz, pediatra y coordinadora del Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría durante la presentación del estudio “Hábitos de lactancia en España”, elaborado por Nielsen.

Para esta especialista “la lactancia materna deber ser un objetivo claro de salud pública porque está sobradamente demostrado que es buena tanto para el bebé como para su madre. Sin embargo, nuestra sociedad no está preparada para lactancias prolongadas por el modo de vida actual y porque aún hay quien lo ve como algo extraño. Por eso es importante que los profesionales sanitarios, los medios de comunicación, las empresas y las autoridades favorezcan un cambio en la población”.

Su reivindicación está más que justificada si echamos un vistazo a los motivos por los que las mujeres deciden abandonar la lactancia: un 28% de las mujeres que abandonan la lactancia materna lo hace por su obligación de incorporarse al trabajo. El 46% se decantan por la lactancia mixta (pecho y biberón) una vez vuelven a la oficina, y de ellas un 68% se han extraído leche alguna vez para dársela a sus hijos en lugar de una de fórmula. Y pese a haberlo intentado, no ha sido fácil pues muchas han tenido que hacer frente a las malas caras de sus jefes y compañeros por el tiempo que emplean en la extracción y porque les resulta incómodo realizar esta maniobra en espacios inadecuados, como puede ser el cuarto de baño. “¿Verdad que no te pondrías a hacer un bocadillo en el servicio? ¿Entonces por qué hacemos que las madres se saquen la leche ahí?”, razona la Dra. Concepción Alba, neonatóloga del Hospital 12 de octubre y consultar internacional de lactancia, también presente en el acto.

Motivaciones y dificultades

“Un 65% de las madres encuestadas señaló que la decisión de amamantar a su hijo la tomó ella misma. Llama la atención que esta suele ser una idea muy firme y que se suele tomar en edades muy tempranas, incluso en la adolescencia”, señala la Dra. Díaz. Entre los motivos por los que se decantan por el pecho, apuntaron a que protege de enfermedades e infecciones (81%) y para ellas, como madres, es el método más natural (78%) y supone una satisfacción personal (50%).

El principal inconveniente que encuentra, junto a la ya mencionada complicación por la actividad laboral, es la dificultad para dar el pecho en lugares públicos. “Cada vez son más los centros comerciales y espacios de ocio que crean salas de lactancia, pero es algo que debemos extender a otros ámbitos de la sociedad: edificios públicos, empresas… Es algo que no supone un gran esfuerzo económico pero sí muchos beneficios. Es fundamental que las mujeres tengan una red de apoyo muy fuerte tanto a nivel familiar, como social y laboral”, sentencia.

Este estudio se enmarca en la Global Breastfeeding Initiative (Iniciativa Global para la Lactancia Materna), que pretende conocer las tasas de lactancia materna de los nueve países que la forman y trabajar en diferentes ámbitos para fomentarla a nivel global. 

 

Laura Jiménez