Fármacos para tener más leche

¿Son aconsejables?

Si bien existen fármacos para estimular la producción de leche, solo se recomiendan en determinadas circunstancias, cuando la succión del bebé no es suficiente.

 
niña mamando

Se denominan “galactogogos”, y son aquellos medicamentos que actúan estimulando la secreción de la prolactina, una hormona que interviene en la producción de leche. Pero solo se utilizan en situaciones muy concretas: cuando se quiere inducir la lactancia en una madre adoptiva; si es necesaria una relactación, es decir, un restablecimiento de la lactancia después de un destete, o bien cuando el suministro de leche es insuficiente por enfermedad de la madre o porque madre e hijo han tenido que estar separados porque el bebé ha nacido prematuro o por enfermedad y hospitalización de uno de ellos. En el resto de los casos, no suele recurrirse a ellos como primera medida, sólo cuando todos los métodos fisiológicos han fracasado.

Ante una escasez de leche, te recomendarán amamantar a tu hijo de forma más frecuente, revisar la colocación del bebé al pecho, descansar, alimentarte bien y beber mucho líquido, y descartar que sufras alguna enfermedad que se relacione con una falta de producción láctea. Sólo cuando se hayan agotado todos estos pasos, tu médico valorará la necesidad de tomar algún galactogogo, por tiempo limitado y bajo su estricto control. Los más usados son la domperidona, la metoclopramida y el sulpiride. En opinión del Dr. José María Paricio Talayero, especialista renombrado en temas de lactancia, son "efectivos, seguros y muy probados desde hace años en muchas mujeres lactantes". Pero el especialista recuerda que si la lactancia comienza de forma adecuada, la colocación y postura del bebé es adecuada y la ganancia de peso es correcta, no son necesarios los fármacos ya que la succión del bebé al pecho es el estímulo más potente para la secreción de prolactina y la producción de leche.

El Dr. Aparicio confirma que la cerveza no aumenta la cantidad de leche materna ni tampoco lo hacen las infusiones de plantas con supuestas propiedades galactogogas. Concretamente, recomienda no abusar de hinojo, salvia o alfalfa, anís, alcachofa, ginseng, zarzaparrilla y efedra ya que pueden disminuir la producción de leche.