Dar de mamar con un pecho operado

Las consecuencias en la secreción de leche

Si te has sometido a una operación de pecho, te preguntarás si podrás amamantar a tu bebé. No se descartan ciertas dificultades en los inicios pero conseguirlo dependerá de tu determinación y de un buen asesoramiento por parte de un profesional de la lactancia. Tu recompensa: disfrutar de ese vínculo con el bebé que sólo proporciona el amamantamiento.

 
recien nacido mamando

Las posibilidades de amamantar después de una cirugía mamaria dependen del tipo de operación y de la técnica empleada. Pero aunque encuentres ciertas dificultades, lo más seguro es que, si te lo propones, conseguirás dar el pecho a tu bebé.

Reducción de mama

Lo más probable es que puedas amamantar a tu bebé aunque quizás no de forma exclusiva.  Si te han operado siguiendo la técnica del pedículo inferior, aumentan tus probabilidades porque preserva mejor el tejido mamario, respeta más la sensibilidad del pezón e interfiere menos en la producción de leche. En cambio, el injerto libre del pezón daña más los tejidos y los nervios que regulan esta sensibilidad y dificultan más la secreción de leche. Aun así, si deseas amamantar, posiblemente lo conseguirás.

En tu caso, conviene que recibas el asesoramiento de una persona especializada en lactancia para que vigile que la técnica que sigues  -posición del bebé, acoplo boca-pezón, etc- es la correcta. La succión del bebé ha de ser eficaz. Para estimularla, es posible que te recomienden el uso de un suplementador de lactancia como el que se emplea en caso de  relactación. También habrá que controlar las deposiciones y micción del bebé así como su toma de peso y complementar su alimentación con un biberón si necesario. En nuestra base de datos, encontrarás grupos de apoyo a la lactancia cerca de tu domicilio

Tus éxitos dependerán mucho de tu determinación. Quizás no logres dar de mamar en exclusiva -aunque no se descarta- pero incluso si tienes que completar la alimentación de tu bebé con un biberón, podrás disfrutar del estrecho contacto con él, esa vinculación tan especial que proporciona la lactancia materna y vale la pena intentarlo.

Aumento de la mama

Una vez más, tus posibilidades de amamantar dependen del tipo de cirugía practicada. Las prótesis de silicona no interfieren con la lactancia, todo depende de la técnica de implantación utilizada. Las prótesis que se colocan en la parte inferior de la mama, cerca del tórax, no deberían complicarla. En cambio, cuando se introducen a través de una incisión en torno a la areola, las terminales nerviosas que estimulan el pezón se lesionan lo que puede provocar una disminución de la secreción láctea. Por eso, en mujeres en edad fértil, se recomienda evitar esta técnica. A la hora de amamantar, la situación que provoca es parecida a la reducción de mama vista anteriormente y las medidas a tomar son las mismas.  

Fuente: Manual de Lactancia Materna. Asociación Española de Pediatría.

 

Magda Campos




Elige y compra en Amazon