Cuándo y cómo sacarte la leche

A mano o con un sacaleche

Al inicio de la subida de la leche o por conveniencia cuando la lactancia está bien establecida, te puede resultar necesario o útil sacarte la leche. Aquí tienes la información para que te resulte cómodo.

 
sacaleches

Son varios los motivos que te pueden llevar a desear sacarte la leche:

  • Por exceso de secreción láctea que suele acompañar la  subida de la leche.
  • No deseas que tu bebé tome leche artificial cuando, por algún motivo, no puedes darle el pecho.
  • Tu bebé está hospitalizado y quieres darle de mamar mientras o después de su estancia en el hospital.
  • Tienes gemelos y te resulta más fácil que alguien te ayude dando tu leche en un biberón a uno de los hermanos .
  • Has decidido prolongar la lactancia materna exclusiva después de tu vuelta al trabajo.
  • Motivos de salud que no alteran tu secreción láctea pero te impiden lactar físicamente o dar al bebé esta leche, por ejemplo tomas medicamentos.

Ante estas circunstancias, puedes adquirir un extrator de leche manual o eléctrico.

Qué tipo de sacaleches necesito

El tipo de sacaleches que necesitas dependerá de tu respuesta a estas dos preguntas:

  • ¿Utilizaré mi sacaleches a menudo? Si sólo lo quieres usar los pocos días que tarda la lactancia en regularse, quizás te sea suficiente un extractor manual. Es barato y de uso fácil. En cambio, si vas a estar lejos de tu bebé durante varias horas al día de forma habitual, te resultará más cómodo tener uno eléctrico que es más rápido y estimula la mama de forma más eficaz por lo que podrás prolongar tu lactancia el tiempo que quieras.
  • ¿Dispongo de tiempo? Sacarse la leche dura una media de 15 minutos por cada mama. Si tienes gemelos o lo vas a hacer en tu lugar de trabajo, piensa en la conveniencia de comprar uno eléctrico que te permita sacar de las dos mamas a la vez. 

Una vez decidido si vas a necesitar un sacaleches manual o eléctrico, te queda elegir el modelo. Fíjate en las siguientes características:

  • La copa que se adapta a la mama te tiene que resultar cómoda y del tamaño adecuado. Algunos fabricantes disponen de varias opciones.
  • El aparato tiene que permitir regular el grado de aspiración.
  • Ha de permitir un cómodo y seguro almacenaje de la leche
  • Otros aspectos como la facilidad de transporte, montaje y limpieza o el ruido que emite el aparato son también importantes, sobre todo si lo vas a usar en tu lugar de trabajo.

Antes de empezar a extraer la leche, asegúrate de que controlas los pasos a seguir para manejarla antes de ofrecerla al bebé y para almacenarla y conservarla.

Cómo se usa un extractor

Fíjate en este vídeo de demostración de la marca Avent, un precursor en este tipo de aparatos.

 

Sacarse la leche manualmente

También puedes extraer la leche de tu mama con la simple presión de tus manos. Es una maniobra sencilla pero que requiere cierta pericia en los inicios. En este video, la matrona te explica muy claramente cómo hacerlo.

 

Magda Campos