Cuando el bebé rechaza el pecho y llora

Los baches de hipogalactia

Todo iba sobre ruedas cuando, de repente, parece que tu bebé no se queda tan satisfecho después de tomar el pecho como antes. Tranquila: este pequeño bache tiene solución.

 
bebé mamando y llorando

Tu bebé está inquieto e irritable, concilia peor el sueño… y cuando le pones al pecho, lo hace como si estuviera luchando con él: se agarra, a continuación, se aparta, tira del pezón... y finalmente, se pone a llorar. Y la pregunta que te formulas de inmediato es si has empezado a producir menos leche. Tranquila, simplemente tu pequeño está pasando por lo que se denominan “baches de hipogalactia”.

Se trata de crisis transitorias, que coinciden con periodos de crecimiento rápido de tu pequeño, y suelen producirse a intervalos más o menos concretos: a las 3 semanas, al mes y medio y a los 3 meses de vida. En esos momentos, por un lado, las necesidades alimenticias del bebé son mayores –está creciendo y tiene más apetito–, y por otro, tú no notas tu pecho tan lleno como al principio de la lactancia porque la producción láctea ya se ha adaptado a los requerimientos de tu hijo, lo que te lleva fácilmente a confundirlo con una escasez de leche.

La solución no es otra que ponerle más a menudo al pecho. No caigas en la tentación de empezar a ofrecerle biberones de apoyo porque tus temores se cumplirían. Si lo haces, lejos de aumentar la cantidad de leche producida, conseguirás lo contrario. Por tanto, procura que tu bebé mame más a menudo y en cuestión de dos o tres días, la producción láctea se habrá ajustado a sus nuevas necesidades.

Asesoramiento: Adelina García, enfermera, consultora de lactancia materna certificada, presidenta de La Liga de la Leche en Euskadi y enlace profesional de La Liga de la Leche Internacional.

 


Elige y compra en Amazon