Cómo conservar la leche materna

Muy útil si te ausentas

Has vuelto al trabajo o simplemente tienes prevista una salida y no vas a estar presente durante una o varias tomas. La solución: tener leche en el congelador para que tu bebé la siga disfrutando en tu ausencia.

 
Conservar leche materna

Como resiste bien a los microbios, es fácil conservar la leche materna. Basta con lavarse las manos, extraerla a mano o con un sacaleches, almacenarla y congelarla.

¿Dónde la guardo?

En un envase de uso alimentario. Puede ser un bote de cristal o de plástico duro. Conviene que sea pequeño, con boca ancha y fácil de limpiar y cerrar. No es preciso esterilizarlo, pero sí lavarlo con agua y jabón, aclarar inmediatamente y dejar secar. Utiliza un recipiente para cada extracción para evitar la contaminación bacteriana de la leche. Los botes son más aconsejables que las bolsas de plástico porque son más resistentes y la leche que contienen pierde menos vitaminas y IgA. 

En la nevera

Antes de almacenarla, se debe poner la fecha de extracción en el bote para calcular su caducidad. La leche recién sacada y guardada en un recipiente cerrado se mantiene a temperatura ambiente (19-22 ºC) entre 10 y 12 horas pero se aconseja refrigerarla inmediatamente después de su extracción para que no pierda nutrientes. En nevera entre 0 y 4ªC, se conserva perfectamente durante 8 días. 

En el congelador

 No llenes el bote hasta arriba porque al congelarse la leche, aumentará de volumen. Congelada a hasta menos 19 ºC, la puedes guardar entre 3 y 4 meses. A menos de esta temperatura, puede conservarse hasta 6 meses. Una vez descongelada, no se puede volver a congelar y la puedes guardar una hora en la nevera.

La leche huele a rancio

"El olor a rancio se debe a la acción de una sustancia que contiene la leche y que actúa sobre las grasas" aclara la pediatra Dra. Pallás. A pesar del olor, la leche es buena aunque algunos bebés la rechazan. El olor a rancio se puede evitar calentándola antes de congelarla. En este caso, lo importante es calentarla antes de que hierva, tan sólo hasta que aparezcan pequeñas burbujas en la periferia del recipiente.

Cómo calentarla

En cuanto a la técnica para descongelarla y calentarla, se puede hacer bajo el agua fría del grifo e ir aumentando la temperatura del chorro, o bien sumergir el recipiente en otro con agua caliente, pero no calentar directamente o en el microondas. Después, hay que agitar bien antes de probar su temperatura. Si ha sobrado leche de la toma, tírala porque estará contaminada. 

Asesoramiento: Dra Pallás, pediatra. 

Magda Campos



Elige y compra en Amazon