Cada cuánto tiempo hay que alimentar al recién nacido

Al pecho o con biberón

Muchas madres primerizas temen no alimentar al bebé lo suficiente o hacerlo demasiado a menudo perjudicando la asimilación de la leche. La pauta a seguir depende del bebé y del momento de su desarrollo.

 
bebé al pecho

Durante los dos primeros meses de vida, el bebé come con mucha frecuencia y te parecerá que no haces otra cosa en todo el día que alimentarle.  Entre el primer y el segundo mes, tu bebé irá adquiriendo una rutina de alimentación estable que se puede alterar cuando tenga brotes de crecimiento.

Su edad y el ritmo de sus tomas

De 0 a 2 meses. El tamaño del estómago del bebé se asemeja a una pera y su organismo asimila el alimento en un tiempo que varía entre una y tres horas. Los recién nacidos que toman pecho pueden reclamar de 8 a 12 veces en 24 horas y los que se alimentan con biberón entre 6 y 9 veces. Además del llanto, te pondrá sobre la pista que ha llegado la hora de la toma cuando le veas succionarse la lengua, chuparse las manos, cuando se agite en su cuna y haga ruiditos. Cuando reclama, aliméntale en seguida para evitar que se agote llorando lo que perjudicaría la toma.

De 2 a 3 meses. El bebé ya es capaz de tomar mayor cantidad de leche -unos 150 mL de agua con sus correspondientes cacitos de leche si toma biberón- y suele espaciar sus tomas. Normalmente, pasarán a 6 tomas al día.

A partir de los 3 meses. Tu pequeño comerá 5 veces al día y esta pauta se mantendrá hasta que tome alimentos sólidos con el esquema desayuno, comida, merienda y cena.

Respeta su forma de mamar

Ten confianza en tu hijo, no le fuerces a comer más, deja que regule su apetito según sus necesidades. Es importante también que respetes su forma de alimentarse, cada bebé tiene la suya. Algunos comen despacio, haciendo pausas y retomando el alimento después de un descanso. Otros son muy tragones, necesitan un ambiente relajado para ir controlando sus ansias. Los hay dormilones, chupan unas cuantas veces y se vuelven a dormir para, al ratito, volver a chupar... Esto ocurre a menudo con  los recién nacidos, especialmente si son prematuros.

No le fuerces

 Cuando se sienta saciado, sentirás a tu bebé relajado en tus brazos. Dejará de succionar y se alejará de tu pecho o de la tetina, señal de que la toma ha llegado a su fin. Pero si ves que se mueve y está como inquieto, quizás haya tragado aire. Colócale para que lo eche y vuelve a alimentarle. Si está haciendo una deposición mientras succiona, también es frecuente que deje de mamar por un instante y lo retome al rato.

 


Elige y compra en Amazon