8 consejos para recuperar tu peso mientras das de mamar

Saber esperar tiene recompensa

Mientras das de mamar a tu pequeño deberás evitar las dietas estrictas. Pero si pones en práctica estos consejos, recuperarás tu peso de antes sin darte cuenta.

 
comiendo una manzana

Si has decidido amamantar a tu pequeño deberás posponer cualquier dieta para adelgazar. Una alimentación insuficiente y desequilibrada podría tener consecuencias sobre la leche segregas y tus propias reservas. Además, los regímenes no son eficaces antes del regreso de la menstruación, pues en este tiempo tu cuerpo se esfuerza en retener líquido y la grasa almacenada, que necesita para elaborar leche. Así pues, olvídate del peso, esmérate con el menú y comprobarás que la báscula está de tu parte.

  1. No bajes la guardia. La lactancia no te abre la puerta a los excesos. Mantén las buenas costumbres adquiridas durante el embarazo.
  2. Reparte la ingesta total del día en cinco comidas: desayuno, media mañana, comida, merienda y cena.
  3. Toma tres piezas de fruta y dos raciones de verduras y hortalizas cada día.
  4. Incluye cereales: pan, pasta, arroz, mijo, avena… en todas las comidas.
  5. Vigila la calidad de las grasas: la de elección será el aceite de oliva; además, toma un puñadito de nueces, almendras o avellanas crudas o tostadas al menos cuatro veces por semana; y opta por los pescados y carnes magras cocinadas a la plancha o al horno. Prescinde de carnes rojas, embutidos, salchichas y hamburguesas, o tómalos solo en contadas ocasiones.
  6. No te olvides de la fibra: las frutas, las ensaladas y una buena combinación de cereales blancos e integrales te aportarán las cantidades necesarias para evitar el estreñimiento.
  7. Bebe un litro y medio de agua al día: es indispensable para mantener la producción láctea, transportar nutrientes y arrastrar productos de desecho, depurar el organismo y potenciar la acción de la fibra.
  8. Reanuda tu actividad física cuanto antes: comienza con ejercicios para recuperar el suelo pélvico, continúa con abdominales suaves y ve aumentando la intensidad cuando te vayas encontrando mejor, pasea al menos media hora cada día y acude al gimnasio con regularidad a partir de los seis meses tras dar a luz.
 

Maite Izquierdo




Elige y compra en Amazon