6 buenas ideas para seguir con la lactancia después de la baja maternal

La vuelta al trabajo no impide la lactancia

Si estás a punto de volver al trabajo y no deseas dejar la lactancia, sigue leyendo. Entre las ideas que te proponemos, quizás encuentre la solución a tu caso.

 
lactancia y trabajo

Muchas madres señalan la vuelta al trabajo como el principal motivo de su decisión de destetar al bebé. Si bien la incorporación laboral dificulta la lactancia, no la impide y vale la pena investigar las posibilidades que cada una tiene para no privar al bebé del mejor alimento e interrumpir el vínculo tan especial como el que se teje entre madre e hijo durante la lactancia.

1. Sacarle el mejor partido a lo que te permite la ley. Hasta los 9 meses del bebé, tienes derecho a un permiso de lactancia. Por otra parte, si tu puesto de trabajo conlleva riesgos para el amamantamiento, tu empresa deberá adecuarlo, cambiarte de puesto o proceder a una suspensión de contrato por riesgo para la lactancia natural.

Si tu situación personal te lo permite, también puede disfrutar de una excedencia o una reducción de jornada (pueden ser sólo por unos meses si así lo deseas). Renunciarás a parte o todos estos ingresos pero también te evitarás otros gastos como la guardería o el sueldo de una niñera. 

2. Acumular los permisos no disfrutado. Las vacaciones, hora de lactancia, asuntos propios, horas extras, permiso por mudanza, etc... se pueden juntar y aprovechar ahora que necesitas más tiempo para estar con tu bebé.

3. Negociar con tu empresa para ajustar tus horarios a las tomas del bebé. Volver a casa al mediodía o disfrutar durante unos meses de un horario continuo pueden ser la solución a una situación transitoria.

4. Sacarte la leche y que otra persona se la dé a tu bebé en un biberón cuando no estés. Puedes empezar a hacerte tu propio banco de leche tan pronto como esté la secreción láctea establecida. Siguiendo unas pocas medidas de higiene, la leche materna se conserva congelada durante meses. También lo puedes hacer en tu puesto de trabajo llevándote un extractor de leche y una pequeña nevera portátil. 

5. Pasar a una alimentación mixta. Mientras le des al bebé algunas tomas al día, tu secreción láctea se mantendrá. Los fines de semana, podrás darle todas las tomas de leche y los demás días completar su alimentación con biberones de leche artificial u otros  alimentos según su edad

6. Contactar con grupos de apoyo a la lactancia para intercambiar opiniones con madres muy comprometidas con la lactancia y que han pasado por esta situación. Quizás las soluciones que han imaginado te sirvan. En nuestra base de datos, encontrarás muchas direcciones de grupos de apoyo a la lactancia.

 

Magda Campos




Elige y compra en Amazon