Trucos para que el bebé acepte el biberón

Cuando no quiere dejar el pecho

Si tu hijo rechaza el biberón que le ofreces de forma sistemática y sólo quiere alimentarse de tu pecho, atenta a estos consejos.

 
Rechaza el biberón

Cuando la lactancia materna, la mejor forma de alimentar a un bebé, no es posible o cuando tienes que volver al trabajo al haber concluido tu permiso por maternidad, es necesario que el bebé acepte el biberón. Si este cambio te está costando más de lo previsto, toma nota de estos consejos para lograrlo.

1. No intentes acostumbrarle antes de tu reincoporación al trabajo. Es una pérdida de tiempo. Al darle el biberón pueden ocurrir dos cosas, que lo acepte o lo rechace y ambos comportamientos se habrían repetido si tú estuvieses en la oficina. Disfruta de los últimos días de lactancia materna con calma.
2. Ofrécele el biberón antes de que tenga mucha hambre, para que esté dispuesto a probar algo nuevo y sin necesidad de saciar su apetito rápidamente.
3. Abrázale cariñosamente, acompañando tus gestos con palabras tranquilas, en susurros.
4. Envuélvele en una prenda de mamá que tenga su olor.
5. En lugar de meter la tetina del biberón en su boca, ponla cerca de ella y frota los labios para que la agarre cuando él quiera.
6. Coloca la tetina bajo el chorro de agua tibia hasta que alcance la temperatura del cuerpo, tal y como estaría el pecho. Si tiene molestias porque le están saliendo los dientes, enfríala en la nevera.
7. Prueba diferentes posturas hasta que encuentres aquella en la que esté más cómodo.
8. Ofrécele la leche en vaso, en taza, con una cuchara pequeña o en una jeringuilla.

Si estos trucos no dan el resultado esperado, procura que otra persona le dé el biberón. Los pequeños suelen asociar a mamá con el pecho y, si es ella quien se lo da, lo rechazará con más fuerza.

Asesoramiento: Raquel Balbuena, asesora de los grupos de apoyo a la lactancia de la Liga de la Leche.

 

Laura Jiménez