Qué tipo de leche darle al bebé

Tres leches para bebés de 0 a 3 años

Ninguna leche artificial puede igualar a la materna. Pero la mayoría de los bebés pasan a alimentarse con biberón en algún momento de su desarrollo. Aún que no llegan a la perfección de la leche de mujer, la composición de la leche de fórmula es cada vez más compleja y adaptada. Desciframos el contenido de las 3 leches básicas hasta los 3 años.

 
biberón

Las leches para bebés se fabrican a partir de la leche de vaca desnatada. Pero poco tiene que ver su composición inicial con la que toman los lactantes. Para asemejarla a la leche materna, se le añadirá o ajustará muchos nutrientes: aceites vegetales, proteínas séricas enriquecidas, sales minerales, vitaminas... El gran reto de la alimentación artificial es aportar al bebé todos los componentes presentes en la leche materna. Por eso, los laboratorios están constantemente investigando para hacer sus leches más cercanas a su composición.

De 0 a 6 meses: leche de inicio

Es la leche que toma el bebé en sustitución o como complemento a la leche materna. La calidad de esta primera leche es fundamental por la inmadurez del bebé, su vulnerabilidad frente a las infecciones y su espectacular crecimiento. En tan solo 3 meses, el peso de nacimiento se multiplica por 2 y su único alimento es la leche. Para acercarla a la leche materna –una misión muy complicada ya que su composición es tan compleja que no ha revelado aún todos sus secretos- se le añade una combinación de prebióticos para favorecer el desarrollo de una flora intestinal saludable, nucleótidos que ayudan a la maduración del sistema digestivo y otros nutrientes cuya función es evitar el estreñimiento. Contiene inmunoglobulinas y otros compuestos que refuercen las defensas contra las infecciones y está enriquecida con taurina, carnitina y otros compuestos que aseguran un correcto desarrollo cerebral y visual del bebé.

De 6 a 12 meses: leche de continuación

También conocida como leche 2, la leche de continuación es parecida en su composición a la leche de inicio pero contiene más proteínas y hierro para adaptarse a las necesidades del lactante. La leche sigue siendo una parte fundamental de su alimentación – el bebé tomará una media de medio litro de leche al día- pero se completará con papillas y purés, un factor importante para su crecimiento.

De 1 a 3 años: leche de crecimiento

A partir del año, el niño puede tomar leche de vaca pero la industria ha elaborado una leche más adecuada a sus necesidades: la leche de crecimiento o leche junior. En su composición, se rebajan los niveles de sales y proteínas para proteger su aún inmaduro sistema digestivo y renal, se resta grasa saturada y se añaden vitaminas y minerales como el hierro. Algunas siguen teniendo nutrientes específicos presenten en las leches de inicio y continuación que favorecen una buena flora intestinal y estimulan las defensas del niño. 

 

Magda Campos




Elige y compra en Amazon