Leches de fórmula que ayudan a curar

Sigue las recomendaciones de tu pediatra

Algunos bebés necesitan leches de fórmula especiales, con una composición adaptada al trastorno que padecen. Esta leches aportan alivio a los siguientes problemas. 

 
niño con biberón

Las leches de fórmula especiales vienen a aportar alivio a trastornos específicos. No se deben dar al bebé sin indicación del pediatra. Cuando el trastorno es una alergia o una intolerancia, están financiadas por el Sistema Nacional de Salud. 

1. Leches contra el estreñimiento. Con frecuencia el bebé se vuelve estreñido cuando pasa de la lactancia materna a la artificial. Estas leches adaptan su composición para aumentar la frecuencia de las deposiciones y disminuir su consistencia. Contienen ácido palmítico, ácidos grasos polinsaturados de cadena larga que mejoran la absorción de la grasa y prebióticos para conseguir más fibra y un buen equilibrio de la flora intestinal. Se les añade nucleótidos que potencian su efecto.

2. Leches contra los cólicos del lactante. Contienen ácido palmítico para evitar el estreñimiento y harina de semilla de algarrobo que da una mayor consistencia a la leche evitando regurgitaciones. También están enriquecidas con prebióticos que limitan la formación de gases y estimulan la maduración del tracto digestivo.

3. Leches contra las regurgitaciones. Algunos bebés padecen frecuentes y abundantes regurgitaciones lo que puede interferir en su correcta ganancia de peso y crecimiento. En estos casos, el pediatra recomendará leches de fórmula con harina de semilla de algarrobo. Al espesar la leche, esta harina reduce las regurgitaciones sin incrementar su aporte calórico.

4. Leches para prematuros. La mejor leche para el prematuro o el bebé de bajo peso al nacer es la de su madre. Cuando la lactancia materna no es posible, existen fórmulas que se adaptan a las necesidades específicas de estos recién nacidos. Aportan nutrientes presentes en la leche materna y su composición responde a la inmadurez del sistema digestivo del bebé.

5. Leches de fórmula de noche. En la leche materna, la concentración de triptófano -una sustancia que interviene en la maduración de los ciclos de sueño-, aumenta cuando se acerca la noche. Las leches de fórmula que imitan este fenómeno se han demostrado eficaces para mejorar el sueño nocturno de los bebés.

6. Leches para lactantes con alergia a las proteínas de la leche de vaca. Estas leches no contienen lactosa. Se les añade nutrientes que reducen la alergenicidad y tienen efecto antiinflamatorio mejorando la dermatitis atópica asociada a la alergia.

 7. Leches para bebés con intolerancia a la lactosa. Estas leches no contienen la lactosa responsable de los trastornos gastrointestinales que sufre el bebé. Normalizan la frecuencia de las deposiciones y su consistencia y reducen las molestias asociadas como la dermatitis del pañal, los vómitos y la fiebre.

 8. Leches para prevenir las alergias alimentarias. Estas fórmulas están indicadas para lactantes con alergia a la proteína de la leche y alérgicos a la soja. Se elaboran a partir de proteínas de arroz de baja alergenicidad y de buena asimilación. No contienen lactosa ni sacarosa por lo que mejoran los marcadores relacionados con la alergia, asegurando una evolución adecuada del peso y la talla del bebé.

 


Elige y compra en Amazon