De la leche materna a la de continuación

Los pasos a seguir

11/01/2010

Alrededor de los cuatro o seis meses de vida, la mayoría de los bebés se alimentan total o parcialmente con leche de fórmula. 

 
Niño con biberón

El organismo de los bebés no está preparado para tolerar la leche de vaca, así que hasta que puedas dársela, la de continuación será el sustituto o el complemento perfecto para la alimentación materna . Estas fórmulas están elaboradas a partir de leche de vaca, modificada para lograr una composición parecida a la materna: se le han quitado proteínas, se ha sustituido parte de la grasa láctea por grasa vegetal y añadido vitaminas, azúcar, sales minerales...

¿Cuándo darle leche de continuación?
Tras el nacimiento, muchas madres intentan mantener la lactancia materna exclusiva para la alimentación de sus bebés, pero con la finalización de la baja laboral –o por muchas otras razones–, no resulta fácil prolongarla más allá de los cuatro meses. La razón principal por la que no se necesitaría utilizar una leche de continuación, sería que se mantuviera la lactancia materna exclusiva hasta la introducción de la leche de vaca, lo que resulta muy poco frecuente.

¿Cómo debe realizarse la transición?
Los bebés que han estado tomando el pecho durante varios meses en exclusiva, tienen que acostumbrarse no sólo a la tetina de los biberones, sino también al aroma y el sabor del nuevo alimento. Por esta razón es recomendable que el cambio entre un tipo de lactancia y otro no se realice de golpe, sino que haya un periodo de transición en el que, paulatinamente, se vayan sustituyendo tomas de leche materna por biberones de leche de continuación. Algunos bebés se acostumbrarán rápidamente, mientras que en otros será un proceso lento, que requerirá de vuestra paciencia.

¿Cuándo puede tomar leche de vaca?
Lo ideal, según los expertos en alimentación infantil de la Organización Mundial de la Salud, sería retrasarlo hasta los tres años, y en ningún caso ofrecérsela como mínimo hasta los 12 meses. Hasta ese momento su sistema digestivo y renal todavía está en proceso de desarrollo y la cantidad de sales minerales y proteínas de la leche de vaca pueden resultar excesivas para ellos. Además, la leche de vaca es rica en grasa saturada y pobre en hierro y ácidos grasos esenciales.

Asesoramiento:
Alicia Santamaría, farmacéutica. Jefe de Formación e Información Técnica Laboratorios Ordesa.

 

Beatriz García




Elige y compra en Amazon