Cómo elegir y preparar el agua del biberón

No todas son aptas

Para reconstruir la leche, llenarás su biberón de agua. Así debe de ser este importante componente de su alimentación.

 
Poniendo agua en el biberón

Estas son los principales preguntas que se hacen las mamás antes de añadir agua al biberón de su bebé.

1. ¿Se puede utilizar el agua del grifo?

Siempre y cuando, claro está, te asegures de que la de tu localidad es potable. En caso de duda, utiliza sin más dilación agua embotellada.

2. ¿Qué agua mineral elegir?

Tendrás que prestar atención a su composición, pues no todas son aptas para el bebé: elige siempre las de mineralización débil.

3. ¿Si es del grifo, hay que hervirla?

Aunque la cloración a que se somete toda agua potable elimina las bacterias más peligrosas, algunos pequeños parásitos pueden «colarse» sin un filtrado adecuado, que en ocasiones no se realiza. De modo que hervir resulta imprescindible.

4. ¿Cuánto tiempo se debe hervir?

La Asociación Española de Pediatría aconseja hervir el agua durante un minuto, contado a partir del momento en que comienza la ebullición –las burbujas suben desde el fondo del recipiente hasta la superficie–. La antigua costumbre de hervir entre 5 y 10 minutos no tiene ninguna ventaja y sí cierto riesgo de que algunas sustancias presentes en ella se concentren demasiado tras la evaporación.

5. ¿Hace falta hervir el agua envasada?

Puedes verterla directamente en el biberón con la tranquilidad de que está exenta de virus, bacterias y parásitos.