La dieta de los puntos

Creada por la organización Weight Whatchers

Seguirás comiendo lo que deseas pero, si eres disciplinada y una buena administradora de puntos, conseguirás adelgazar.

 
dietas

Conocida como el sistema Points, esta dieta ha sido creada por la organización Weight Whatchers para que cualquier persona con deseo de adelgazar pueda tener un conocimiento claro y sencillo de los alimentos más saludables. Funciona como un juego, una especie de Monopoly en el que dispones de un banco de puntos –los que podrás gastar cada día- y una lista de alimentos con su valor en puntos. Lógicamente, la dieta busca el menor gasto calórico posible por lo que los alimentos que más puntúan también son los más calóricos. Tú eres el gestor y decides cómo gastarlos.

Como cualquier dieta hipocalórica, los objetivos se alcanzan si ingerimos menos calorías de las que gastamos. El ritmo, lo vas a marcar tú, pero esta dieta no busca una rápida pérdida de peso. Se trata de adelgazar de forma progresiva, a la vez que se van adquiriendo hábitos alimenticios más sanos. El proceso tiene 3 fases que duran aproximadamente unas 16 semanas. La última corresponde a la de mantenimiento.

Mis puntos

La dieta te otorga los puntos en base a tu sexo, edad, peso y altura. Así, si eres una mujer adulta, de estatura mediana, tendrás:

- 18 puntos al día si pesas entre 61 y 70 kilos.

- 20 puntos entre 71 y 80 kilos

- 22 puntos entre 81 y 90 kg, y así sucesivamente.

Para un hombre, se establece una base de 26 puntos hasta los 80 kilos y se suman 2 puntos por cada 9 kilos adicionales. (Si no entras en estas categorías, consulta con un nutricionista).

Los puntos de los alimentos

La tabla se ha elaborado con vistas a incentivar el consumo de alimentos saludables: vegetales o fruta, cereales integrales, etc. Todos ellos puntúan 0 y se pueden comer las cantidades que se quiera. En cambio, los alimentos con altos contenidos en grasa como la pizza o el chorizo puntúan muchos puntos. Se pueden comer porque el sistema no elimina ningún alimento, pero con moderación. Y para que la motivación siga alta, algún dulce, también una copita de vino, puntúan 0.

Descarga tu lista de puntos de los alimentos

Cómo me organizo

A tu manera pero procurando que tu dieta sea sana y equilibrada. El truco consiste en saber administrarse los puntos para sacar el mayor rendimiento de los alimentos a lo largo del día. Eso sí, la elección se debe hacer respetando la pirámide nutricional: limitar al máximo los alimentos con alto contenido en grasa y azúcar y tomar vegetales y frutas, cereales complejos, pescado, huevos y carne magra.

- no saltes comidas. Haz 4 e incluso 5 al día.

- reparte tus puntos de acuerdo con el momento del día. Por ejemplo, si dispones de 18 puntos, desayuno 4, media mañana 2 almuerzo 5, merienda, 2 y cena 5.

- no te obsesiones, administra tus puntos con normalidad y pensando en el largo plazo.

- ahorra. Puedes guardarte hasta 4 puntos diarios y 28 a la semana que gastarás para una comida especial.

- haz ejercicio físico. También te da puntos.

Para no liarte y hasta que te hayas hecho con el método, conviene planificar. Descarga aquí las fichas para cada día de la semana. Te serán muy útiles para llevar la contabilidad de puntos y equilibrar los menús según el color de los grupos de alimentos.

¿ Necesitas apoyo? ¿Tu motivación está cayendo en picado? Si este es tu caso, contacta con Weight Watchers y entra en alguno de sus grupos de apoyo. Te sentirás acompañada y conocerás gente nueva con las mismas ganas de mejorar tu aspecto y tu salud. En la actualidad, existen unos 300 grupos activos por toda España.

Ventajas e inconvenientes

Los pros. No pierdes el control sobre lo que comes y podrás seguir la dieta en cualquier lugar. La pérdida de peso es lenta lo que hace más probable un cambio en los hábitos alimenticios. No se descarta ningún alimento, sólo se limita su consumo. Ahorrando puntos, tampoco hay que renunciar a una comida especial.

Los contras. Exige llevar un control permanente de puntos por lo que sólo es apta para gente organizada y disciplinada. La dieta no asegura una alimentación equilibrada. La puntuación de los alimentos no es la misma en todas las tablas y puede llevar a cierto desconcierto. En el mediano y largo plazo, más allá de las 4 o 5 semanas, o en caso de obesidad pronunciada, conviene acudir a un dietista que nos guíe en la elaboración de los menús.

 

Magda Campos




Elige y compra en Amazon