Si no quiere más, no le obligues

La sobrealimentación causa sobrepeso

19/05/2009

El hecho de que muchas madres no sepan interpretar los signos de saciedad de su hijo o se pongan nerviosas al ver que nunca se termina el biberón puede llevarlas a sobrealimentar a los pequeños, una medida del todo errada y que podría provocar sobrepeso en el futuro.

 
No quiere más

Se niega a comer, aprieta los labios para que no le obligues con la cuchara o el biberón, vuelve la cara si se lo acercar e insiste en que “no quiero más”. ¿Cuántas veces te has enfrentado a esta situación con tu hijo y cuántas has intentado obligarle a que siga comiendo? Seguro que más de una.

Según un estudio publicado en el Journal of Nutrition Education and Behaviour, elaborado por investigadors de la Universidad de Rutgers, en Nueva Jersey, forzar a los niños a que sigan comiendo por no percibir sus signos de saciedad aumenta el riesgo de sobrepeso de los pequeños. Cuando un niño dice que no quiere más (siempre que no lo haga por sistema o con comidas que le disgustan especialmente) es porque no necesita más comida. Los padres, nerviosos por comprobar que no se ha acabado todo, tienden a sobrealimentarlo, incrementando la ingesta calorías y el peso de los pequeños.

Los autores de este estudio, que ha seguido durante un año a 96 familias provenientes de áreas con bajos recursos, analizaron factores como la masa corporal de la madre antes, durante y después del embarazo; la cantidad de veces que comía el niño; el mes en que se introducía un nuevo alimento en su dieta o el comportamiento de sus progenitores cuando su hijo no quería comer más. Según sus conclusiones, ninguna de las medidas estudiadas muestra predisposición a una mayor ganancia en los bebés hasta los seis meses. Sin embargo, otros como la capacidad de la madre para detectar que su hijo está saciado, sí suponen que se sobrealimente al niño.

Esta sobrealimentación es más común cuando se alimenta al pequeño exclusivamente con el biberón, ya que se tiende a seguir las indicaciones del fabricante en cuanto a la cantidad de leche que debe tomar y nos obsesionamos con que el pequeño se lo coma todo.

Si crece sano, come bien normalmente, está contento, tranquilo y duerme bien, no te preocupes ni te desesperes porque de vez en cuando diga “mami, ¡que no quiero más!”

 


Elige y compra en Amazon