Que el verano no trastorne su dieta

Buenos hábitos también en vacaciones

23/06/2009

Los cambios de horarios propios de los meses veraniegos, los “caprichos” de esta estación y la deshidratación pueden provocar que la dieta de los niños empeore.

 
Comer en familia

Con la excusa de estar de vacaciones y no tener que ir al cole, los más pequeños de la casa aprovechan para acostarse más tarde que de costumbre, dormir largas siestas, comer más de un helado y chuches, saltarse la merienda o el tentempié de media mañana...

Según los expertos reunidos en el Foro Interalimentario hay tres factores que provocan que la dieta de los niños empeore en verano: los “caprichos”, el riesgo de deshidratación ligado a las altas temperaturas y los desórdenes en los horarios de las comidas.

Para evitarlo, es importante que continúes con vuestros hábitos alimentarios. Una cosa es que habitúes las cinco comidas diarias a unos horarios más acordes con el verano o que si, por ejemplo, pasa demasiado tiempo desde que el niño cena hasta que se va a la cama pero muy poco entre el desayuno y la comida, sustituyas el almuerzo de media mañana por un vaso de leche con galletas antes de dormir y otra que suprimas alguna de las comidas o varíe la ingesta de verduras, frutas, cereales y pescado que necesita.

En general, en verano se consumen pocos cereales y verduras. No olvides que tus hijos necesitan ingerir cinco piezas de frutas y verduras al día y al menos dos de lácteos.

Como señala nuestra especialista en alimentación, Rosa Mª Ortega “las vacaciones son el momento ideal para mejorar los hábitos de alimentación de los niños ya que, con las vacaciones, los padres tienen más tiempo para completar esta labor educativa y los alimentos de temporada son una oportunidad para que los niños, dentro de un ambiente festivo, prueben nuevos sabores.

Aprovecha para cocinar macedonias de frutas muy refrescantes y llenas de vitaminas, apetitosas pizzas con verduras o sanas hamburguesas de pescado.

Además, y para evitar la deshidratación, haz que tus hijos beben agua frecuentemente, aunque no tengan sed, y prepárale algún batido de frutas al que puedes añadir un poco de yogurt si lo deseas.

 


Elige y compra en Amazon