El E. coli, la soja y su higiene

Mejor prevenir

El gobierno alemán ha declarado que, "casi con toda seguridad" el brote de E. coli que se ha cobrado más de 20 vidas en Alemania se debe a unos brotes de soja infectados. La bacteria causante de esta crisis sanitaria es una variante muy agresiva. Por eso, no debemos olvidar las medidas de higiene a seguir para evitar riesgos de intoxicaciones alimentarias. Te explicamos cómo lavar las verduras para eliminar cualquier bacteria.  

 
Calabacín cortado

El brote infeccioso provocado por una virulenta cepa de la bacteria Escherichia coli (E. Coli), que ya se ha cobrado 23 vidas, parece tener ya origen. Las autoridaes alemanas han declarado que están casi seguros de que unos brotes de soja infectados han sido los culpables de esta infección que hizo cundir el pánico en toda Europa. A pesar del descenso en el número de infectados, las autoridades sanitarias no descartan que se registren nuevos fallecimientos como consecuencia del virus. En un primer momento, las autoridades alemanas apuntaban hacia unos pepinos orgánicos importados de Málaga y Almería como foco de la infección, pero las investigaciones constataron que las cepas encontradas en los pepinos andaluces no corresponden a las causantes de esta grave infección. Lo único claro hasta ahora es que esta intoxicación alimentaria ha sido provocada por una nueva variante de la E. Coli, resultado de la combinación genética de dos bacterias, y que es muy agresiva y resistente a los antibióticos.

No hay que olvidar  que la E. Coli es una bacteria que se encuentra en los intestinos de los animales –sobre todo, de las vacas– y de los seres humanos, y que la carne y la leche de vaca son los principales transmisores de la bacteria. Otros alimentos son el agua y los vegetales crudos que han sido cultivados con abonos naturales –estiercol de vacuno–, en lugar de fertilizantes químicos1

Por eso, y aunque la intoxicación se circunscribe a Alemania –las personas de los otros 12 países afectados son alemanes o extranjeros que habían viajado a ese país recientemente– conviene tomar nota de unas medidas de higiene básicas que siempre deben tomarse en la cocina. Es imprescindible lavarse las manos antes de cocinar o comer; limpiar adecuadamente las frutas, verduras y hortalizas echando en un recipiente con agua unas gotas de lejía apta para la alimentación y sumergiéndolas durante 10 minutos. Respecto a la carne, cuando está cruda, es importante mantenerla separada de otros alimentos, y al cocinarla, se debe hacerlo a temperaturas superiores a 70 ºC.  Nunca se debe servir la carne cocinada en el plato donde estaba antes de pasar por el fuego. Y para finalizar, lava con agua caliente y jabón las superficies que usas en la cocina.  

 


Elige y compra en Amazon