Alimenta sus huesos

La osteoporosis se puede prevenir en la infancia

06/02/2009

La infancia es un período crucial en el desarrollo de los huesos. Una adecuada alimentación desde los primeros años de vida del niño es la clave para lograr una correcta formación ósea que le evite problemas de osteoporosis en la madurez. 

 

Durante la infancia y la adolescencia se forma más del 90% de la masa ósea de nuestro cuerpo. Es, por lo tanto, una etapa clave en el desarrollo de los huesos, que, además, puede repercutir en la edad adulta y la madurez. De hecho, se ha observado que los pequeños cambios en el estilo de vida y la alimentación de los niños producen grandes modificaciones en la formación de sus huesos, que, a su vez, pueden prevenir enfermedades y fracturas óseas en el futuro. Concretamente, se ha demostrado que las mejoras en la construcción ósea infantil pueden retardar hasta 13 años la aparición de la osteoporosis.

Consciente de ello, la Fundación Hispana de Osteoporosis y Enfermedades Metabólicas Óseas (FHOEMO) ha presentado en Madrid la campaña “Alimenta sus huesos”, que tiene como objetivo mejorar la dieta de los niños españoles y, en consecuencia, su salud ósea.

Según los expertos que han presentado esta iniciativa, algunos nutrientes, como el calcio y la vitamina D, que son fundamentales para el desarrollo de los huesos y la prevención de fracturas, no están todo lo presentes que deberían en la dieta de nuestros niños.

Para paliar estas deficiencias nutricionales, la Fundación recomienda consumir productos lácteos –ricos en calcio–, como yogures, leche y queso, y aumentar la práctica de ejercicio físico. Sin embargo, lograr un adecuado aporte de vitamina D no es tan sencillo, ya que este nutriente se consigue, sobre todo, a través de la exposición solar, y está presente en muy pocos alimentos de nuestra dieta habitual –acelgas, algunos pescados azules–. Por ese motivo, PHOEMO aconseja la ingesta de alimentos enriquecidos con vitamina D.